Redacción AP

La noche caía en la estación de la Cruz Roja filial Estelí, los socorristas se disponían al cambio de turno, cuando una llamada les cambio el plan habitual y todos los equipos de salvamento se dispusieron a socorrer un trágico accidente de tránsito en la cuesta conocida de la Cucamonga entre Estelí y Condega. Al llegar al lugar, confirmaron lo que la voz femenina en tono desesperado les avisó, la colisión entre un bus emergente y dos vehículos particulares, el hecho se registró a las 6:30 de la noche del 27 de julio.

El autobús involucrado pertenece a Transporte Jarquín y cubre la ruta Managua–Jalapa, aparentemente se movilizaba en sentido de sur a norte.  De acuerdo a versión de testigos, que pidieron hablar bajo anonimato, “tras el fuerte choque, el bus se salió de la vía y cayó en una pendiente, con los pasajeros a bordo y un vehículo liviano quedó volcado sobre la carretera”.

El último informe de la policía orteguista, leído por Vilma Reyes, Jefa de Tránsito, detalló  que en la última semana del 18 al 24 de julio, ocurrieron 798 colisiones, resultando 14 personas fallecidas y 54 lesionadas.

La operadora política de la dictadura en tránsito nacional, mencionó que continúan con los “planes de seguridad vial en los colegios, regulación del tránsito en carreteras y vías urbanas, en actividades deportivas, culturales y tradicionales, en terminales de buses y el plan especial de seguridad vial en Ciudad Darío, Sébaco y San Isidro, departamento Matagalpa”.  Estas declaraciones son insostenibles por la realidad que viven las personas nicaragüenses.

Erick Mendoza García dijo que la policía “debería de estar pendiente en las horas pico regulando el tráfico. Ponerse en puntos peligrosos, velar porque respeten los límites de velocidad y si se presenta algún accidente o se llega a dañar un vehículo en la vía, dar asistencia vial para que no se provoquen accidentes”.


Ayer miércoles en la ciudad de Estelí se dieron dos tragedias, algo no habitual en los municipios de Nicaragua. Un adolescente de 14 años de edad perdió la vida a eso de las 10:30 de la mañana, al ser arrollado por un recolector de basura, propiedad de la municipalidad, cuando el pesado vehículo iba de retroceso, según relato de testigos a periodistas locales. El hecho se registró en el barrio Santo Domingo.

“¿Dónde está el programa amor del Ministerio de la Familia en este caso? ¿Hablan de leyes, por qué no aplican del Código de la Niñez? ¿y la restitución de derechos que dicen hay para la niñez, dónde está?” cuestionó una ciudadana de Estelí a quien llamaremos “Alma”.

Ambos accidentes dejan más dudas que respuestas, aunque la policía orteguista dice en su portal web que cada semana imparten mas de mil seminarios de educación vial, ejecutan planes de regulación del transporte en carreteras ¿por qué siguen en aumento los accidentes de tránsito?, ¿qué está fallando? ¿qué tan efectivos son los planes de seguridad vial de la policía orteguista?.