Redacción AP

Una comitiva internacional de parlamentarios, activistas sociales y personas defensoras de derechos humanos de seis países latinoamericanos intentará ingresar a Nicaragua este viernes 8 de julio, para verificar personalmente las condiciones de las personas presas políticas del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Diputados y activistas de Argentina, Costa Rica, México, Brasil, República Dominicana y Panamá, encabezarán una caravana - con exiliados y defensores de derechos humanos nicaragüenses - que saldrá de San José en Costa Rica, hacia la frontera de Peñas Blancas en Nicaragua.

Pese al silencio del régimen, la comisión internacional ha enviado por diversos medios una solicitud de ingreso a territorio nacional. A inicios de junio pasado, una delegación - integrante de la coordinadora argentina “Encuentro Memoria, Verdad y Justicia”- se presentó ante la embajada de Nicaragua en Argentina, el 8 de junio para entregar una nota al embajador orteguista sobre el viaje al país; sin embargo, no fueron recibidos, expresaron integrantes del Movimiento Alternativa Anticapitalista.

Luciana Echeverría, diputada argentina por el Frente de Izquierda e integrante de la Comisión Internacional por la Libertad de Presas y Presos Políticos de Nicaragua, dijo en entrevista con Agenda Propia que buscan “hacer una acción internacional de presión para desenmascarar al régimen de Ortega, que todavía mantiene una retórica de socialista pero que no tiene nada de socialista, porque el régimen de Ortega no solo ha tenido una política represiva hacia el pueblo sino que ha aplicado todas las recetas neoliberales”.

Echevarría expresó que la visita a Costa Rica y la frontera con Nicaragua - ante la negativa de entrada -, servirá para documentar los testimonios de familiares de presos políticos y de aquellos nicaragüenses obligados al exilio, que se integrarán en un informe y difundirán en el ámbito internacional.

Para la periodista y activista política Ariana McGuire, “desde la vuelta al poder del Frente Sandinista y de Daniel Ortega en 2007 no se puede entender sin analizar cual ha sido su política económica y su alianza con el gran capital, así como los pactos que hizo con la jerarquía de la iglesia católica para penalizar el aborto”.

“Esto es una muestra de muchas, quienes han sufrido las consecuencias de esos pactos son principalmente la clase popular, las juventudes de las comunidades rurales, de los pueblos afrodescendientes de los pueblos autónomos que han sido víctimas permanente de un saqueo, todo esto nada tiene que ver con el socialismo o con la izquierda”, cuestionó.

Juan Sánchez, sindicalista de la Universidad Nacional de Colombia, dijo que en “América Latina no debe de haber presos políticos” y se sumó al respaldo de la Liga Internacional Socialista,

Nicaragua nos convoca, es la  campaña en apoyo a la Comisión Internacional de la Izquierda que se encuentra en Costa Rica del 6 al 8 de julio.

 

 Te invitamos a ver la edición: Con el pueblo Nica: Antes, ahora y siempre