Redacción AP

Por sorpresa fueron tomados este lunes los empresarios azucareros de Nicaragua tras conocer una nota de la consejera general de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos, Greta Peisch, que incluye la lista de 39 naciones a las cuales se les comprará parte de la cuota anual de azúcar, que es de 1.12 millones de toneladas métricas de valor bruto (MTRV, por sus siglas en inglés), en la que no aparece Nicaragua.

Todos los países de Centroamérica, con excepción de Nicaragua, podrán vender azúcar al país norteamericano. En los primeros cinco meses del 2022, las exportaciones de azúcar han generado a Nicaragua 87.5 millones de dólares, según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Mario Amador, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), confirmó que Estados Unidos dejó fuera a Nicaragua de la cuota anual de importación de este producto para el año fiscal 2023 acordada en conjunto con la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Los empresarios azucareros publicaron una nota de prensa donde manifestaron que el sector “produce anualmente un poco más de 17.7 millones de quintales de azúcar, de los cuales exporta más de 11.5 millones. Eso genera ingresos por más de 200 millones de dólares al año; contribuye con el 4% del producto interno bruto (PIB); y es fuente de empleos directos e indirectos para más de 150 000 personas en las zonas rurales del país, con lo que los ingenios y los productores privados se constituyen en “importantes generadores de bienestar en las comunidades donde operan”.

Según un gráfico de la embajada estadounidense en Managua, de las 390,287 toneladas de azúcar que exportó el país en el 2021, el 41% fue a Estados Unidos, el resto a Corea del Sur (18%) y Taiwán (14%).

La zozobra invade a los pequeños productores que han alquilado sus tierras a Ingenios como el Monte Rosa en El Viejo, Chinandega para la producción de la caña. “Veremos las afectaciones en diciembre, porque es cuando se firman los acuerdos cada año, y si eso se aplica muchos vamos a perder y eso empeoraría la situación de las comunidades porque habría desempleo” dijo a Agenda Propia, Rosa, una campesina que alquila sus tierras para la producción de caña.

La decisión del gobierno de Joe Biden afectará directamente a los cuatro ingenios del país y a los más de 800 productores independientes que aportan casi un 50% de la caña de azúcar que procesan esos ingenios.

Pese a que los empresarios en su comunicado no nombran la crisis política que vive el país, analistas políticos y economistas ven con preocupación el mensaje del gobierno de Estados Unidos hacia el sector privado del país. “Es un mensaje claro para los empresarios” dijo un docente de la carrera de economía de la Universidad Centroamericana, (UCA) consultado por Agenda Propia bajo condición de anonimato.



“En términos de exportación antes de que Nicaragua se incorporara al tratado producto del esfuerzo ingente del ingeniero Enrique Bolaños (q.e.p.d), y pese a los obstáculos y negativas de la bancada sandinista, difícilmente se logró exportar 500 millones de dólares. Luego, se llegó a superar los 3,000 millones de dólares” manifestó.

Agregó que si Estados Unidos expulsa a Nicaragua del DR-CAFTA “tras perder ese acceso preferencial a un importante mercado internacional, quedarían en riesgo más de 120,000 personas en alrededor de 187 empresas de Zonas Francas, perdiendo este importante mercado también se verían afectados los flujos de inversión, cooperación y por supuesto, los ingresos por turismo. Generando una pérdida importante de divisas extranjeras, lo que sería contraproducente considerando el nivel de dependencia al dólar”.

Sobre la afirmación de los empresarios azucareros de buscar “otros mercados” el economista dijo que “no es tan sencillo, ganar poder de mercado es un proceso muy complejo. Tan solo como ejemplo: desde los 90 las exportaciones de Nicaragua no superaban los 300 millones de dólares”.