Redacción AP

Este 19 de julio, cuando se conmemoran 43 años del derrocamiento de la dictadura somocista a la que la presa política Dora María Téllez, sus familiares han publicado un retrato hablado, en el que se percibe el deterioro físico que sufre desde su encarcelamiento el 13 de junio de 2021.

“Luce muy delgada, envejecida, completamente pálida, su piel está casi traslúcida, se pueden ver incluso sus venas. Ha perdido unas 16 libras de peso y antes de ser apresada no padecía ninguna enfermedad crónica. Hoy su vida está en peligro”, advierte la campaña.

Por su parte la defensora de derechos humanos Vilma Núñez dijo en su cuenta de Twitter que “la eterna luchadora contra dictaduras, hace 43 años derrotaste a la dictadura somocista, tu lucha continúa con dignidad y coraje dentro de la cárcel contra otra dictadura más cruel y despiadada, la de los Ortega Murillo. Lo lograrás Dora María” expresó.

Téllez, de 66 años, ha pedido durante los interrogatorios, que cese esa condición, que tiene derecho a visitas regulares, como cualquier otro reo condenado en Nicaragua. Pero sus peticiones han sido ignoradas y por el contrario sigue aislada y apenas ha tomado el sol durante todo su encierro.

Téllez nació en Matagalpa el 21 de noviembre de 1955. Abandonó sus estudios de Medicina para involucrarse en la lucha guerrillera contra la dinastía de los Somoza. Fue la única mujer que formó parte del comando que asaltó el Palacio Nacional, sede del Parlamento somocista.