El Ministerio Público de Consuelo Porras y el Ministerio de Gobernación, allanaron las instalaciones de El Periódico y la casa del periodista y editor de este medio, Jose Rubén Zamora, a quién este gobierno ha considerado un opositor. Estos allanamientos representan un duro revés para la libertad de expresión y el ejercicio periodístico en Guatemala; casos así hemos visto en el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua.

Por Paolina Albani| Prensa Comunitaria

José Rubén Zamora, director del medio de comunicación escrito elPeriódico, fue retenido e incomunicado en su casa este 29 de julio, por la tarde, cuando elementos de la policía, agentes y fiscales del Ministerio Público (MP) allanaban su vivienda, en zona 12. De manera extraoficial el fiscal Rafael Curruchiche afirmó que existen dos órdenes de detención en contra de Zamora. Una fuente de elPeriódico confirmó que aún lo mantienen en su casa, pero que está completamente incomunicado.

Al mismo tiempo del allanamiento de la casa del periodista y editor del medio, las oficinas centrales de elPeriódico también fueron allanadas, a los trabajadores se les restringió el uso de sus celulares. Este tipo de hechos únicamente se han presenciado en Nicaragua, en donde el régimen de Daniel Ortega censura y clausura medios de comunicación.

En tanto, el personal administrativo de elPeriódico permanece retenido mientras la policía y el MP realizan allanamientos en la sede del medio ubicada en la zona 14, de la Ciudad de Guatemala.

 

 La venganza anunciada

En octubre pasado, Zamora denunció que Porras y el MP estaban fabricando un caso para perseguirlo penalmente, bajo órdenes del presidente Alejandro Giammattei. Nueve meses después, el periodista es detenido. Los ataques en contra de Zamora vienen desde el gobierno de Jimmy Morales; el periodista se resistió a salir del país y el medio, a pesar del ahogamiento económico, ha tenido una agenda crítica sobre la corrupción e impunidad del presidente y funcionarios de este gobierno, así como empresarios que mantienen relaciones directas con estos.



 En redes sociales, el presidente de la Fundación Contra el Terrorismo (FCT), Ricardo Méndez Ruiz, presumió estar detrás de la denuncia que provocó la detención de Zamora, por un supuesto caso de lavado de dinero.

También trascendió que la detención de Zamora no era por su labor periodística, altamente criticada por la élite militar y la ultra derecha conservadora, principales afectados por la lucha anticorrupción, sino por “sus acciones como empresario”. Así lo afirma Méndez Ruiz en su cuenta de Twitter.



 Zamora y las medidas cautelares de la CIDH

A la Torre de Tribunales acudió Jordán Rodas, Procurador de Derechos Humanos (PDH), quien dijo que ya se comunicó con el Relator de Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), Pedro Vaca.

“Con mucha preocupación he recibido la noticia -de la detención-, tomando en cuenta que es el director del diario El Periódico, que ha hecho periodismo de investigación. Hay que recordar que Zamora tiene medidas cautelares de la CIDH. Estamos en un momento muy difícil.

No quisiera pensar que estamos llegando a ser una Nicaragua 2.0. La libertad de expresión es importante defenderla y una democracia sin una prensa independiente, erosiona la frágil democracia guatemalteca”, dijo el PDH. “Espero que se cumpla el debido proceso”, agregó.


 


 El Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Pedro Vaca, fue informado de los allanamientos realizados por el Ministerio Público (MP) y la Policía Nacional Civil (PNC) en la residencia del periodista José Rubén Zamora, presidente de elPeriódico y en las instalaciones de ese medio.

En un tuit, Vaca señaló “he sido informado sobre allanamientos en la residencia del periodista José Rubén Zamora – beneficiario de medidas cautelares de la CIDH-y el medio que preside, elPeriódico”.

Vaca compartió información sobre las medidas cautelares que tiene Zamora, a raíz de un allanamiento ilegal ocurrido el 24 de junio de 2003 en la residencia del presidente de elPeriódico, cuando una docena de individuos armados que se hicieron pasar por agentes de la PNC y el MP entraron a su residencia y maltrataron a miembros de la familia del periodista. Por esta razón tuvo que salir del país en esa ocasión y en vista de la situación de riesgo para él y por el contexto de violencia contra los periodistas, la CIDH solicitó medidas cautelares al Estado de Guatemala para proteger su vida.

Además, la Relatoría recibió información en octubre de 2021 de que Zamora había denunciado actos de corrupción penal, promovido por altos funcionarios públicos con fines intimidatorios. Dicha oficina conoció que el MP confirmó la vigencia de una investigación que data del 2003 a raíz de una denuncia presentada por auditoría interna del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Según informó el fiscal Curruchiche, Zamora tiene una orden de captura girada por el juez Séptimo y asegura que este caso no está relacionado con su calidad de periodista “sino de un posible hecho de lavado de dinero en su calidad de empresario”. El caso está bajo reserva.

Hasta las 8:30 de la noche de este viernes 29 de julio, el presidente de elPeriódico no había sido trasladado a la Torre de Tribunales. El Procurador de Derechos Humanos, Jordán Rodas, se presentó a su residencia para verificar su situación, sin embargo no se le permitió pasar para constatar la integridad del periodista.