Redacción AP

La dictadura Ortega-Murillo sigue lesionando la autonomía municipal. Este fin de semana mandó a ocupar la alcaldía del municipio de Santa María de Pantasma, en el departamento de Jinotega, y el lunes 04 de julio se "tomó" la alcaldía del municipio de Murra en Nueva Segovia, y las municipalidades de El Almendro en Río San Juan, de San Sebastián de Yalí y de El Cuá, ambas estas últimas en el departamento de Jinotega.

 

Desde horas de la madrugada la policía orteguista se ubicó en las afueras de las instalaciones de las alcaldías municipales para sacar a las autoridades electas con el voto popular y tomarse las instalaciones.


La cadena alemana Deutsche Welle, informó que el sábado 02 de julio el alcalde del municipio de Santa María de Pantasma, Omar Gadea Tinoco, se encontraba desaparecido, y un grupo de policías y supuestos militantes del FSLN tenían tomadas las oficinas del gobierno municipal . "La Alcaldía se encuentra tomada y la bandera sandinista fue izada en el edificio, el operativo es liderado por Denis Jarquín Irías, jefe policial del municipio, Ramón Orontes, secretario político municipal, y Gonzalo Herrera, concejal del FSLN. También, se tuvo conocimiento del asedio policial en la casa del alcalde Gadea, quien se encuentra en este momento en paradero desconocido" informó.


En agosto de 2021, la dictadura a través del Consejo Supremo Electoral (CSE) canceló la personería de Ciudadanos por la Libertad (CxL), organización política a la que pertenecían las autoridades locales despojadas de sus cargos, después que el partido abriera sus listas a precandidatos opositores. Este momento fue aprovechado por el Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal para presionar y "revisar cuestiones técnicas del personal", declararon al medio Divergentes los alcaldes Isidro Irías y Óscar Gadea Tinoco de la municipalidad de El Cuá y Santa María de Pantasma, respectivamente.


El alcalde Gadea Tinoco, dijo al medio digital Confidencial que INIFOM justificó su proceder notificándoles que su partido político CxL, a través del cual fue electo, tenía cancelada la personería jurídica.


Por su parte, la presidenta de CxL Kitty Monterrey, quien se encuentra en el exilio en Costa Rica, condenó la toma ilegal y arbitraria de las cuatro alcaldías. "La ocupación de los locales y la destitución ilegal de los alcaldes electos bajo la bandera de CxL es un gravísimo ataque contra la voluntad popular y la autonomía municipal. Los alcaldes y conejales electos legítimamente el 20/17 en la casilla de CxL no son funcionarios de un partido, son autoridades municipales, electas por sus ciudadanos y así lo han demostrado durante su gestión"


La nueva violación a la autonomía municipal se da cunado faltan cuatro meses para los comicios municipales, aún sin convocatoria oficial, previstas a realizarse el 6 de noviembre de 2022. La Ley Electoral reformada por los diputados orteguistas redujo el tiempo de la campaña electoral de 75 a 30 días, a entre 42 y 20 días en la actualidad.


En las últimas elecciones municipales realizadas en Nicaragua en 2017, el Consejo Supremo Electoral (CSE), controlado por Ortega, asignó 135 alcaldías al oficialismo de 153 existentes en el país. De las 153 municipalidades, sólo 18 resultaron ganadas por la oposición. Cinco las ocupaba CxL hasta este lunes.


Te puede interesar ver nuestra edición: Corrupción en Nicaragua