Redacción AP

Sin derecho a diálogo y con concesiones revocadas quedaron un grupo de seis transportistas en Juigalpa luego de haber realizado un paro de transporte demandando el aumento de pasaje en el transporte colectivo municipal. La respuesta del orteguista Erwin de Castilla Urbina, alcalde de ese municipio fue llevar buses desde Managua.

El lunes 20 de junio las rutas urbanas en Juigalpa se paralizaron y sus propietarios, hicieron las mismas peticiones del año pasado: incremento de la tarifa. El presidente de la Cooperativa Pedro Joaquín Chamorro, Orlando Centeno Montoya, dijo a medios locales que la tarifa actual equivalente a cinco córdobas no les permite solventar los gastos operativos.

“Para mantener la tarifa de cinco córdobas se requiere que el gobierno aumente el subsidio y de aceptar la propuesta la asignación de combustible pasaría de cuatro a ocho galones por unidad en buses grandes y cinco en buses pequeños” afirmó horas antes de que amparándose en la ley No. 40 de municipios y la 261, ley general de transporte terrestre, el alcalde de Juigalpa cancelara este martes ocho concesiones a seis transportistas.



Los afectados son Gamaliel Romero Romero, Juan Víctor Vílchez Morales, Heyner Isidro Jiménez Arana y señoras: Jacoba Basilisa Urbina, Anabel Arana Obando y Jamileth del Carmen Álvarez, a esta última se le cancelaron tres concesiones.

Para “Martha” una socióloga de Juigalpa que accedió a hablar bajo anonimato dijo que “la economía local es la que asume los resultados de la peor crisis económica de los últimos 30 años que vive Nicaragua. Las represiones desde 2018, la incertidumbre política elevada, sumado a la pandemia de Covid-19 han profundizado la problemática socioeconómica del país y lo vemos acá en Juigalpa, una intransigencia donde ni reclamar nada podes” expresó.

Erwing de Castilla,  dijo en una conferencia de prensa con medios locales que los transportistas creaban zozobra “advertimos a los transportistas que de seguir con esa pretensión de aumentar el transporte les advertimos que vamos con mano dura” sentenció el edil orteguista.

“Si siguen molestando van presos” fue otra de las amenazas realizadas por operadores políticos del zonal del partido de gobierno, el Frente Sandinista, en Juigalpa contra los transportistas locales, quienes han optado por guardar silencio ante la amenaza.