Redacción AP

El periodista, poeta y director del documental "Nicaragua, patria libre para vivir" Daniel Rodríguez Moya, pidió a los europarlamentarios sanciones para los jueces nicaragüenses que sentencian de manera injusta y contraria a derecho, a los presos políticos nicaragüenses al dictado del régimen Ortega-Murillo.

La petición que ha realizado a los diputados europeos la hizo este lunes 30 de mayo, Día de las Madres en Nicaragua y que el régimen lo declaró como día feriado, en un encuentro que ha mantenido en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas previo a la proyección de su documental.





En una reunión con el europarlamentario del grupo Socialistas y Demócratas Ignacio Sánchez Amor, coordinador de Derechos Humanos, Rodríguez Moya recalcó la importancia de este tipo de sanciones por parte de la institución europea "en un nivel del régimen que no puede gozar de impunidad al ser cómplices directos y elementos necesarios en la violación de derechos humanos". Así, el periodista insistió en que el mensaje de la comunidad internacional tiene que ser muy claro y contundente: "los violadores de derechos humanos no solo son los dictadores sino también los que ejecutan sus órdenes y deberán responder en su momento ante la justicia por ello". Mientras tanto, "deben ser sancionados con toda la contundencia posible". Sánchez Amor indicó, en la misma línea, que se está trabajando en un nuevo paquete de sanciones que podría incluir a estos funcionarios del régimen así como a otros de nivel intermedio como directores de prisiones.

La reunión en el Parlamento Europeo se ha producido en la mañana de este lunes 30 de mayo, previa a la proyección del documental 'Nicaragua, patria libre para vivir' organizada por la Red Internacional de Derechos Humanos, la oficina de la eurodiputada Alicia Hohms del grupo socialista en el Parlamento Europeo, el Interdeisciplinary Institute For Relations Between Europe, Latin Americca and The Caribbean (IRELAC) y el Centre Tricontental (CETRI).

La proyección se ha realizado en conmemoración del cuarto aniversario de la masacre hace cuatro años cuando miles de nicaragüenses salieron a manifestarse en la madre de todas las marchas un 30 de mayo.



En su intervención el director del filme recordó, además de a las madres que siguen clamando justicia, a los presos políticos que siguen en las cárceles del régimen y ha señalado que "más pronto que tarde" los dictadores y sus cómplices "tendrán que responder de sus crímenes" en procesos de justicia transicional.

En la proyección han intervenido los europarlamentarios Ignacio Sánchez Amor Alicia Hohms y Mónica Silvana que han mostrado el compromiso de Europa con la lucha por la democracia en Nicaragua y ha apostado por continuar en la línea de las sanciones individuales. Sánchez Amor, además, ha realizado una autocrítica en el sentido que "desde la izquierda tardamos en darnos cuenta de lo que pasaba en Nicaragua a pesar de las señales que había".





Tanto Sánchez Amor como Hohms han insistido en que se trabajará en implementar más sanciones destinadas a funcionarios de distintos niveles en Nicaragua. Por su parte la eurodiputada Mónica Silvana ha querido reconocer el papel de Costa Rica en la acogida masiva de refugiados nicaragüenses y ha indicado que desde la Unión Europea habría que buscar fórmulas para apoyar en este sentido.