Hospital solidaridad propiedad del INSS inundado | Cortesía 

Redacción AP

“Una hora de lluvia sobre Managua y colapsó”, una frase que se repite todos los años entre la gente, en redes sociales y también en publicaciones que van acompañadas de fotografías y vídeos, publicaciones que evidencian la negligencia acumulada de las instituciones de la dictadura Ortega-Murillo.


 

Las lluvias de este jueves son provocadas por el ingreso de la primera onda tropical al país, han dejado inundaciones en barrios y comercios en diversos puntos de la ciudad. Managua es una capital de 145 kilómetros de cauces, según el último informe de la dirección de urbanismo de la alcaldía municipal, que se traduce en un serio problema sin resolver.

Pobladores reportaron inundaciones en varias zonas siendo las más afectadas la Pista El Dorado, el cauce se desbordó a eso de las 5:00 pm, la rotonda de Bello Horizonte, donde un ciudadano luchó para salvar su moto de ser arrastrada por las corrientes, según un video que circuló en redes sociales, mientras en barrios populares como el Reparto Schick y La Fuente, varias casas resultaron inundadas.

Marcio Baca, operador de la dictadura  en el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, informó que la influencia de la onda tropical se sentirá hasta el fin de semana en el país.

“Tenemos ya la primera onda tropical a lo largo del litoral caribe nicaragüense y en lo que transcurre el día de hoy está onda tropical irá incursionando al territorio nacional, previendo que ya bastante entrada la noche de hoy y muy de madrugada el viernes estará saliendo por el litoral pacifico nicaragüense”, señaló Baca a medios de propaganda de la dictadura.

Una muestra de las deficiencias técnicas de construcciones y de mantenimiento a las infraestructuras de los edificios estatales, es que varios se inundaron. El Hospital Solidaridad que atiende personas aseguradas se anegó y el personal médico tuvo que sacar el agua.

Mientras, en las oficinas de Migración y Extranjería en Managua, las personas trabajadoras escoba en mano, buscaban sacar las correntadas que habían inundado la dependencia estatal. Lo mismo sucedió en colegios públicos de los distritos IV y V de la capital.

Hasta el cierre de esta nota la mayor afectación que deja la onda tropical son los barrios orientales como el René Palacios, El Edén, María Auxiliadora y Ducualí.

“El sistema de baja presión está presente desde el caribe de Nicaragua hacia el noreste del golfo de Honduras, nos generará lluvias con tormentas eléctricas y se desplazarán lentamente desde el sureste al interior” reportó el independiente Observatorios de Fenómenos Naturales -OFENA-.

Los fenómenos naturales continuarán, según las personas especialistas, mientras la población más empobrecida busca cómo enfrentarlos porque la ineficiencia estatal les ha dejado a su "suerte".