Redacción AP

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, condenaron las acciones de hostigamiento contra la iglesia católica de Nicaragua, que incluso sacó del aire al Canal Católico.

La CIDH llamó al Estado a poner fin a “la represión y garantizar el pluralismo de voces y contenidos en los medios de comunicación” y exigió se restablezca el permiso de transmisión del Canal Católico.

El 20 de mayo, el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos  –ente regulador de las comunicaciones en el país— ordenó a las operadoras de televisión por cable eliminar el canal católico de la grilla de programación.

La CIDH_RELE expresa que estos hechos ocurren en un contexto de “persecución, acoso, hostigamiento, asedio policial y declaraciones estigmatizantes por parte de las más altas autoridades del Estado y agentes policiales en contra de integrantes de la iglesia católica”.

El organismo hace un llamado al Estado para que “cese los constantes ataques contra la Iglesia Católica”.

Asimismo, instan al Estado a abstenerse de “utilizar sus facultades en materia de telecomunicaciones como medida indirecta para limitar o impedir la circulación de información, ideas y opiniones”.

La CIDH_RELE concluye que el Estado debe “reestablecer el permiso de transmisión del Canal Católico y garantizar de esta forma la diversidad y pluralidad de voces”.

A la vez llaman a las empresas operadoras de televisión que, en concordancia con estándares interamericanos, tomen “todas las medidas posibles para asegurar el pleno respeto del derecho a la libertad de expresión”.

Te invitamos a ver: Dictadura ahora persigue a la iglesia