Redacción AP

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH, informó que más de cincuenta policías en patrullas, motorizados y de civil, sin ninguna orden judicial, allanaron la vivienda de familiares de Darwin Potosme, asesinado el 17 de junio de 2018 en Masaya, con el argumento que buscaban material escondido con contenido político "sobre supuesta misa conmemorativa en la iglesia San Miguel".

La propaganda a la que se refiere la policía es supuestamente alusiva al 19 de abril, día en que se conmemorarán cuatro años del inicio de las protestas cívicas contra la dictadura Ortega-Murillo.

Según la información, de esta manera pretenden callar las voces de familiares de las víctimas, para que desistan de sus denuncias internacionales.


 
Los agresores se marcharon profiriendo amenazas de encarcelar a las personas que habitan dicha casa de habitación.

Desde Jalapa, Nueva Segovia, fuentes cercanas denunciaron a Agenda Propia Nicaragua que la policía orteguista detuvo a María Elena Rivera, en la casa de su madre fallecida hace mes y medio, Norma Caliz, con toda la familia dentro.





María Elena fue directora del Centro de Mujeres de Jalapa "Oyanka", organización que en agosto de 2021 le fue arrebatada su personería jurídica por la Asamblea Nacional al servicio de la dictadura Ortega-Murillo.



Los policías registraron la casa en busca no se sabe de qué, pero "dijeron que llegaron a la vivienda porque les dijeron que María Elena tiene preparado un 'golpe armado' en Jalapa", a quien obligaron a firmar un documento del cual se desconoce su contenido.

Noticia en desarrollo.