Redacción AP

La dictadura Ortega-Murillo sigue sin proteger los bosques de Nicaragua. En diversos puntos del país se han registrado en las últimas semanas incendios forestales, la mañana del domingo 17 de abril se informó de un fuerte incendio en los bosques de la comunidad de El Limón, ubicada a unos 18 kilómetros al norte del municipio de Jalapa, Nueva Segovia.

Cinco horas más tarde de haberse iniciado el fuego, llegaron brigadas contra incendios, técnicos del Instituto Nacional Forestal (INAFOR) y funcionarios de la alcaldía municipal de Jalapa. Comunitarios dijeron a Agenda Propia que pese a que “el llamado fue justo cuando iniciaba el incendio la alcaldía no dio respuesta”.

Según la información proporcionada, pese a los intentos por apagar el fuego, ha sido imposible. Desde hace casi cuatro días se ha tratado sin éxito de contener las llamas que han arrasado con unas 300 manzanas de bosques y maleza. Hasta el momento no hay viviendas afectadas.



Otro de los municipios perjudicados es El Jícaro, ahí integrantes del movimiento ambientalista Mogotón reportaron que en la Comunidad de Villa Nueva, en el Aguaráan, la mañana del 17 de abril se dio un incendio forestal controlado tres horas después de haberse iniciado.

El mismo domingo 17 de abril en las comarcas de Potrerillo, El Prado, así como en Las Tapias, en Santa Clara, municipio de San Fernando, se dieron incendios forestales según una nota de prensa del ejército de Nicaragua y “30 brigadistas voluntarios” lograron sofocar el incendio.

Nicaragua registró un total de 80 incendios en el año 2021, de los cuales 28 fueron forestales, consumiendo alrededor de 1.559 hectáreas en las diferentes zonas del país, según datos del Instituto Nacional Forestal.

Pareciera que la historia se repetira, por la falta de una política de protección forestal.