Redacción AP

La ex comandante guerrillera Mónica Baltodano, de 67 años, denunció la tarde de este lunes 10 de abril que el consultado de Nicaragua en Costa Rica retuvo y no renovó su pasaporte, lo que le impide realizar trámites o salir de ese país, donde se refugió en agosto pasado, dada la persecución política del régimen Ortega-Murillo.

En una denuncia publicada en sus redes sociales, Baltodano, excompañera de armas de Daniel Ortega, afirmó que, tanto a ella como a su esposo, el también exguerrillero Julio López Campo, y su hijo Umanzor Campos Baltodano, “nos negaron la renovación de nuestros pasaportes”.

Según Baltodano, la renovación de los pasaportes fue rechazada a la familia López Baltodano “después de realizar todos los trámites en el Consulado de Nicaragua en Costa Rica”.

“Nos comunicaron que ‘por instrucciones de Migración en Managua, debíamos realizar el trámite en Nicaragua’, cuando ellos saben que estamos exiliados para evitar ser encarcelados como muchos opositores”, afirmó Baltodano.

Según una resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la vida y la integridad personal de la familia de la exguerrillera se encontraban en “grave riesgo” desde 2018, cuando su hija, la abogada Mónica López Baltodano, abandonó Nicaragua, tras defender los derechos de los campesinos del sur del país.