Redacción AP

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos lanzó una alerta por la salud del preso político Edgar Parrales quien hace cuarenta días fue enviado de las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) a arresto domiciliario en Managua.

El organismo defensor de derechos humanos denunció el pasado lunes, que pese a constantes peticiones de la familia, no ha podido recibir atención médica especializada..

“El arresto domiciliar no es garantía de salud y vida para Edgard Parrales, pues los jueces no autorizan la entrada de sus médicos para que le den el tratamiento adecuado y realicen los exámenes que garanticen su vida”, denunció el CENIDH.  

Te puede interesar leer Amnistía Internacional denuncia crisis de derechos humanos en Nicaragua

El ex diplomático y sacerdote de 79 años es el preso político de mayor edad encarcelado por la dictadura desde el 22 de noviembre del 2021, cuando un grupo de civiles lo secuestraron en la puerta de su casa, después de haber participado en un programa televisivo. 

“Edgard Parrales está corriendo peligro. Exigimos al régimen lo libere de inmediato, antes que los daños sean irreparables, de no hacerlo y no permitir la atención médica especializada, será responsable de lo que le pueda pasar”, advirtió el Cenidh.

Organizaciones de familiares de presos políticos y organismos de derechos humanos, han informado que en las cárceles de la dictadura hay más de 30 reos de conciencia de la tercera edad que padecen enfermedades crónicas.