«La prensa honesta es la artillería de la libertad» – Fotografía: Antonio Ramírez

Redacción AP


La historia política de Nicaragua ha marcado el ejercicio del periodismo en el país desde los años 70 con la dictadura de Anastasio Somoza hasta la actualidad bajo el régimen dictatorial de Daniel Ortega y Rosario Murillo. 

La población nicaragüenses en especial quienes ejercen el periodismo crítico e independiente, han visto siempre su libertad de expresión limitada. Tras años de dictadura y luego una revolución que persiguió al periodismo, Nicaragua celebró sus primeras elecciones libres en el año 1990, en las que quedó electa Violeta Barrios de Chamorro, quien restituyó las libertades públicas en el país.

Los procesos de paz y desmilitarización ocurridos en los años noventa transformaron el rostro político de Centroamérica. La democracia electoral y la alternancia en el poder fueron la norma, en una región en la que por mucho tiempo, a excepción de Costa Rica, predominó la violencia política y la conculcación de las libertades democráticas. La libertad de expresión y el desarrollo de los medios de comunicación como contrapeso de los poderes públicos, fue uno de los rasgos permanentes de las llamadas “democracias incompletas” de Centroamérica, según un estudio del periodista Carlos F. Chamorro en El turno de los medios: El periodismo Centroamericano en la agenda de la democratización. (InterAmerican Dialogue/Prodeca), junio 2001

A partir del impacto de la apertura política iniciada en los 90 en Nicaragua, los medios de comunicación experimentaron su propia transición, la que se manifestó en un desarrollo más plural e independiente y una creciente profesionalización y renovación tecnológica. 

La interacción de la apertura política, la competencia económica y la profesionalización de la prensa, se plasmó en el surgimiento de medios líderes en el espacio mediático nacional. 

Una nueva política con la tolerancia como norma de Estado, dictada por la presidenta Violeta Barrios de Chamorro, facilitó el auge de nuevos medios de comunicación, y sobre todo generó una “primavera de la libertad de expresión” que catapultó el desarrollo de la prensa con una beligerancia inusitada, según el estudio Los periodistas, los medios y el poder Los Medios de Comunicación como actores políticos en Nicaragua, de la periodista Sofía Montenegro, para el Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO) junio 2005- septiembre 2007.

En el 2018 se hizo evidente una crisis social y política de Nicaragua, que inició desde que Ortega regresó al poder en el 2007. Durante los tres últimos años periodistas y comunicadores independientes se han visto perseguidos por el régimen obligados a exiliarse en Costa Rica, Estados Unidos, España entre otros países.

Michelle Polanco, integrante de la Comisión Ejecutiva de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua - PCIN - dijo en Agenda Propia Nicaragua que desde el 2020 con la aprobación de la Ley de Ciberdelitos y de Agentes Extranjeros, la persecución al periodismo ha aumentado y eso ha generado autocensura en el periodismo nacional.

“Tenemos lamentablemente a Miguel Mendoza, preso y judicializado con una condena absurda y de igual forma a Miguel Mora, que también es periodista y que incursionaba en la política el año pasado, es una situación bastante complicada y difícil porque en medio de todo esto quienes hacen periodismo desde dentro del país es una acción aplaudible en medio de toda la crisis que vive el país”, afirmó.

Por su parte el periodista de Confidencial, Octavio Enríquez, expresó que el periodismo nicaragüense está viviendo “sus horas más oscuras, hay un riesgo latente de los que están adentro y un riesgo de los que estamos afuera de seguir informando. En tiempos de paz no recuerdo una situación similar, hay que recordar que las instalaciones de 100% Noticias, Confidencial y La Prensa están intervenidas por la policía”.

A su vez agregó que “frente al descredito, al miedo natural que todos tenemos, seguimos contando lo que sucede y la gente sabe quien miente, en el contexto actual además de la seguridad de nosotros tenemos la responsabilidad de dar seguridad a nuestras fuentes” agregó.

Según datos del Observatorio por la libertad de prensa de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua hasta enero 2022, 120 periodistas se han exiliado. El último caso público es el de la periodista María Flordeliz Ordóñez, quien trabajaba en el Canal NotimaTv en Matagalpa.


La periodista denunció recientemente que el pasado 11 de febrero fue víctima de agresiones y ataques de parte de la policía de Matagalpa en coordinación con un paramilitar. En una publicación realizada en Twitter, Ordóñez relató al Promotor de la Libertad de Prensa en Matagalpa, del Observatorio Voces del Sur, que “el viernes 11-02-2022 el paramilitar sandinista de nombre “Juan Carlos” robó su celular y el dinero que andaba en su billetera”.

 En la denuncia la reportera manifestó que “el paramilitar además la amenazó y advirtió que “no era solo lo que pasaría”. Ordoñez asegura que interpuso la denuncia en la policía de la ciudad y el caso no fue investigado”.

Posteriormente la agresión continuó, cuando “una patrulla policial allanó su vivienda sin ninguna orden judicial, por 55 minutos golpearon y amenazaron a su esposo obligándolo a permanecer en silencio mientras a ella la interrogaron  sobre su labor informativa independiente y su trabajo en NotimaTv”.

La denuncia de la reportera de NotimatTv, confirma el testimonio de la periodista Polanco Alvarado, quien expresó que la “violencia hacia las mujeres periodistas es más visible, siempre hay agresiones sexuales hacia las mujeres periodistas, en redes sociales te hostigan, te denigran, te acosan y hay una insistencia en todo el aparato del gobierno y de los fanáticos del gobierno de que sino sos de ellos o medio progubernamental no tienes derecho a trabajar a informar”.

En 1963, el entonces presidente René Schick, declaró el 01 de marzo como “Día Nacional del Periodista” en conmemoración a la fecha en que se publicó el primer diario del país: «Diario de Nicaragua», 1884. Décadas después, Nicaragua se ha convertido bajo el régimen de Ortega-Murillo en el primer país en el mundo en donde no existe un diario impreso, el diario La Prensa fue cerrado en 2021 y su gerente, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido tras el allanamiento al periódico vinculado a supuesto “lavado de dinero”.

“En estos momentos estamos haciendo periodismo y estamos diciéndole a la gente esas verdades que el gobierno no quiere que digamos, estamos en un duelo entre la verdad y la mentira, obviamente los periodistas independientes estamos diciendo la verdad y los que están al otro lado están haciendo propaganda, hacer propaganda no es periodismo, eso es cualquier cosa”, expresó Octavio Enríquez.