Redacción AP

Evelyn Pinto defensora de derechos humanos de la niñez y la adolescencia quien trabajaba para la organización Fe y Alegría, fue declarada culpable por delitos considerados como traición a la patria en Nicaragua y por propagación de noticias falsas, según informó este jueves el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), organización que da seguimiento al caso.

La Fiscalía controlada por la dictadura Ortega-Murillo pidió ocho años de prisión por el delito de conspiración para cometer menoscabo y por propagación de noticias falsas, indicó el Cenidh en una denuncia pública.

El organismo de derechos humanos calificó la medida como «farsa judicial» los juicios promovidos a una cuarentena de líderes opositores y profesionales independientes que fueron encarcelados en el marco de las votaciones generales de noviembre pasado. El Cenidh anunció que la sentencia a la activista será leída el próximo lunes 14 de marzo.


Pinto está detenida desde el 6 de noviembre pasado, en la víspera de los comicios en el que Ortega fue reelegido para su quinto mandato, cuarto consecutivo, y segundo con su esposa, la dictadora Rosario Murillo.

Los familiares de la activista han dicho que necesita atención médica especializada de forma constante, ya que es una sobreviviente de cáncer y sufre de hipertensión e insuficiencia renal crónica.

Silvia Nadine Gutiérrez Pinto hija de la presa política dijo en el medio digital República 18, que fue un juicio absurdo, en el que se siguió un guión, sin importar las testificales y "fue obvio que no tenían ningún alegato en su contra". 

Agregó que entre los testigos que presentó la Fiscalía en el juicio contra su madre, se encontraban cuatro policías, quienes «inventaron pruebas falsas y testimonios falsos».

Los cuatro oficiales presentaron testimonios contradictorios, porque ninguno precisó de manera correcta la dirección de la casa de su madre, explicó en República 18.

La Tribuna Internacional Feminista denunció este jueves que en las cárceles del régimen permanecen al menos 170 reos de conciencia, según datos del Mecanismo para el Reconocimiento de Las Personas Presas Políticas. De ellos, 14 son mujeres.