Redacción AP

El estudiantado activo de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI), mediante un posicionamiento manifestaron con indignación que la cancelación de la personería jurídica de dicho centro de estudios no radica en las instalaciones, "la universidad son todas las personas que allí estudian así como docentes, trabajadores y colaboradores".

Un total de 75 diputados y diputadas orteguistas decidieron este miércoles cancelar de cuajo 16 organizaciones civiles, entre ellas la UPOLI, la cual pasará a ser parte del Consejo Nacional de Universidades controlado por el régimen Ortega-Murillo. 

La comunidad universitaria de este recinto, en un posicionamiento público, llama a quienes aprobaron la medida que tengan conciencia de los esfuerzos realizados por "las autoridades de la UPOLI, personal y estudiantes para darle el prestigio con el que hoy este centro de estudios superiores cuenta" y demandan le sea regresada su personalidad jurídica a todas las universidades afectadas, tomando en cuenta la cantidad de estudiantes y colaboradores perjudicados.

También solicitan se mantengan los puestos de trabajo, las notas e historial académico y nos se exponga a ningún estudiante por exigir su derecho a una educación de calidad, como lo establece la Constitución.

Para la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia (CUDJ), la cancelación de cinco universidades (UPOLI, UCATSE, UNEH, UPONIC, Paulo Freire) así como nueve organizaciones  civiles, entre ellas Cáritas de Estelí y la Familia Fabretto, es un atentado contra la educación superior.

La CUDJ exige cese el ataque dirigido contra las instituciones educativas privadas y subvencionadas en Nicaragua. A su vez, manifiestan no se siga violentando "el derecho humano a la educación contra los nicaragüenses, en especial, en contra de las personas jóvenes, que con las acciones dirigidas desde el órgano legislativo y el Ministerio de Gobernación limitan la libertad de decidir sobre sus vidas, su desarrollo humano, profesional y académico".


 

Las y los estudiantes de la UPOLI se solidarizan con afectados de otras universidades a quienes también les fue "arrebatada la oportunidad y seguridad de darle continuidad a sus clases, así como de culminar sus carreras". También con madres y padres de familia "quienes con mucho sacrificios les han brindado a sus hijos la oportunidad de profesionalizarse para mejorar la calidad de vida y el progreso de Nicaragua".

Agenda Propia conoció que el Ministerio de Gobernación publicó en La Gaceta, Diario Oficial, la cancelación siete entidades educativas civiles más, como la Universidad Thomas More, la Universidad Internacional de la Florida (EEUU), la Universidad Estatal de Michigan (EEUU), la Corporación Universidad de Mobile (EEUU), la Fundación Universidad Particular en Ciencias del Mercado (Panamá), la Wake Forest Univertity (EEUU) y la Universidad Centroamericana de Ciencias Empresariales, con el pretexto que dichas universidades originarias del exterior, incumplieron con sus obligaciones de la ley.

Los bienes de estas universidades serán tendrán previa liquidación "conforme el destino previsto en el Acto Constitutivo o e los Estatutos de cada Organismo. Si nada hubiere dispuesto sobre ello, se aplicará lo establecido en el artículo 25 de la Ley 147".

Todas las universidades tienen 72 horas para entregar los documentos referidos a la liquidación de bienes y activos, así como libros contables, libros de actas y libro de registro de miembros, para su resguardo.