Conferencia de prensa de los exguerrilleros, Hugo Torres, Roberto Mayorga y Dora María Téllez, actual presa política del régimen de Daniel Ortega, sobre el asalto al Palacio Nacional, en agosto de 1978.
Foto/Archivo Confidencial

Redacción AP

Misterios, dudas y preguntas surgen tras la noticia de la muerte del preso político y exguerrillero, general de brigada en retiro Hugo Torres Jiménez. Las redes sociales dentro y fuera de Nicaragua se han desbordado en solidaridad y han rechazado la forma en cómo murió.

Fuentes allegadas a la familia confirmaron el fallecimiento de Torres Jiménez a través de una nota de duelo, ya que Torres, crítico del régimen Ortega-Murillo, estaba preso arbitrariamente en el nuevo Chipote, cárcel que organismos de derechos humanos consideran centro de tortura. Horas después, el Ministerio Público en un comunicado ambiguo, confirmó su muerte y aseguró que Torres estuvo acompañado por sus hijos e hijas.

En 1974, el exguerrillero, conocido como comandante uno, arriesgó su vida en un operativo político-militar para liberar a un grupo de presos políticos de la dictadura somocista, entre ellos el mismo Daniel Ortega, ahora dictador.

También dirigió junto a Dora María Téllez, presa política y condenada por el supuesto delito de “conspiración”, el asalto al Palacio Nacional, hazaña registrada en una crónica clásica del escritor Gabriel García Márquez.


¿Por qué no informaron del estado de su salud?

El Ministerio Público dijo el pasado sábado 12 de febrero que “desde el momento que presentó deterioro en su estado de salud, fue trasladado a un hospital de la capital para ser atendido de manera adecuada, donde siempre estuvo acompañado por sus hijos Hugo Marcel y María Alejandra, así como por su yerno, Alejandro Ernesto Martínez, sin embargo, falleció a causa de los padecimientos que tenía”.

Dicho comunicado no explica preguntas que se hace la ciudadanía. ¿Cuándo fue internado y en qué hospital? ¿Qué médico le atendió? ¿Por qué no tuvo acceso a una valoración médica especializada? ¿Quién dio la orden de no informar nada?

Estas dudas llevaron al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH a preguntar públicamente la ubicación de Torres, pero “nos obligaron a quitar la campaña indagando el paradero Hugo Torres. Seguimos preguntando dónde está y exigiendo información”.

Por su parte, Luis Carrión, dirigente de la Unión Democrática Renovadora (Unamos), calificó en el programa televisivo Esta Semana como “un crimen” la muerte de Hugo Torres y demandó una investigación independiente para esclarecer la tragedia y salvar a otros reos de conciencia cuyas vidas están en peligro en la cárcel. 

¿Qué tan cierto es el comunicado de la Fiscalía?

Yader Morazán, un exfuncionario de la Corte Suprema de Justicia, acusó al Ministerio Público de mentir, porque al revisar el sistema electrónico Nicarao que usan abogados para monitorear los avances de los expedientes, no hay ni rastro de la supuesta solicitud al judicial realizada por esa institución, lo que lleva a los abogados a considerar que Torres murió “con causa abierta”, que llevaba el juez Félix Ernesto Salmerón, del Juzgado V de Distrito Penal de Juicio. La Fiscal que interpuso la acusación fue Andrea Salas.

“La conclusión es que en la Fiscalía siente una gran responsabilidad y frente al escrutinio público la reacción es intentar lavarse las manos con una mentira que se pudo sustentar 24 horas”, dijo Morazán en su cuenta de Twitter, además explicó que es una muestra más de que la justicia en Nicaragua perdió su credibilidad desde hace mucho tiempo.



 Un verdadero héroe de las luchas contra las dictaduras


Al triunfo de la revolución, el 19 de julio de 1979, y tras participar en las dos acciones más importantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en ese tiempo, Hugo Torres fue nombrado "comandante guerrillero" y a cargo del Viceministerio del Interior, y de la Seguridad del Estado, el cual desempeñó varios meses. En 1982 le otorgaron la orden "Carlos Fonseca", máxima distinción del FSLN, en reconocimiento por méritos excepcionales. 

Tras ser integrante del Consejo de Estado, ahora Asamblea Nacional, fue trasladado al Ejército Popular Sandinista (EPS), actualmente Ejército de Nicaragua, con el grado de coronel, donde se desempeñó como jefe de inteligencia militar y posteriormente encargado de la formación política de soldados y oficiales, como jefe de la Dirección Política del EPS. Se retiró como general de brigada en 1998.

Torres también fue miembro de la Asamblea del FSLN hasta 1990, cuando el dictador Ortega fue derrotado en las urnas por Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

La comandancia del Ejército de Nicaragua no se he pronunciado ante el fallecimiento de Hugo Torres, ni ha publicado siquiera una nota de duelo. Mónica Baltodano, también ex guerrillera, dijo desde su exilio en Costa Rica que “lamentamos muchísimo esta muerte de un héroe, de un verdadero héroe de las luchas contra las dictaduras que han dominado a Nicaragua, la dictadura de Somoza y ahora la dictadura de Ortega qué es una dictadura es brutal y criminal”.

Comunidad internacional se pronunció, el régimen calló

El régimen de Ortega-Murillo calló, como es costumbre, sus medios se limitaron al comunicado de la fiscalía, sus mandos orientaron despotricar en las redes sociales contra la figura de Torres, pero la comunidad internacional habló y sentó posición.

La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, OEA, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), la cancillería de Costa Rica, se pronunciaron para condenar la muerte del General de Brigada en retiro Hugo Torres Jiménez preso político del régimen Ortega.Murillo.

La Secretaría General de la OEA a cargo de Almagro expresó que dicha instancia "condena el fallecimiento del preso político General Hugo Torres, detenido por el régimen en Nicaragua y condena categóricamente la persecución y detención arbitraria por razones políticas en el país".

Agregó que consideran "abominable" que se mantenga a detenidos, presos políticos, "con enfermedades terminales sin asistencia médica necesaria, violándoseles sus derechos fundamentales". 

También la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) lamentó el fallecimiento de Torres y denunció que "durante meses estuvo privado de libertad en condiciones inhumanas y sometido a un proceso penal sin garantías". 

"Desde su detención el 13/06/2021 fueron violados, junto a los de más de 40 personas, sus DDHH a la presunción de inocencia y a un juicio justo" indicaron.

Tania Reneaum, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), calificó como “inaceptable” que en Nicaragua las personas “bajo custodia del Estado mueran por una cadena sucesiva de violaciones a los derechos humanos”, y urgió al Estado a liberar inmediatamente a los presos políticos, expresó en un tweet. Reneaum también se solidarizó con la familia de Torres.

El Embajador Brian A. Nichols, subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental, del Departamento de Estado de Estados Unidos, también se pronunció por el fallecimiento del exguerrillero, señalándolo como “un crítico del régimen, de 73 años y exlíder militar sandinista”, que “abogó por la resistencia pacífica”, pero fue encarcelado luego de denunciar -las violaciones- de Ortega y Rosario Murillo.

El gobierno de Perú, a través de su canciller César Landa, también cuestionó el fallecimiento de Torres y dijo que su país seguirá trabajando para contribuir al retorno de la democracia en Nicaragua.

Por su parte, la cancillería de Chile, asimismo lamentó la muerte de Torres, “preso por hacer uso de sus derechos civiles y políticos”, y llamó a “esclarecer las circunstancias de su deceso”. Igual que el resto de países y organismos de derechos humanos, exigió la liberación de todos las personas encarceladas arbitrariamente por el régimen de Daniel Ortega.

A su vez, la vicepresidencia de El Salvador se sumó a las condolencias por la muerte del general en retiro, a quien recordó en su cuenta de Twitter, como “comandante uno y heroico luchador por la democracia en Nicaragua”. En su mensaje oficial reconoció que la lucha de Torres por “la justicia y la democracia seguirá inspirando a las nuevas generaciones de revolucionarios y demócratas en nuestros países”, se lee.

Canadá también expresó “sus serias preocupaciones por la muerte de Hugo Torres, preso político en Nicaragua”, y solicitó la “liberación inmediata e incondicional de todas las personas detenidas injustamente”.

¿Dónde esta la tumba del guerrillero?

Los últimos días del general Torres tuvieron envueltos de mucho hermetismo. No se sabe con certeza qué día murió, en qué condiciones, si se le realizó una autopsia forense. Sus hijos agradecieron públicamente a familiares y amigos las palabras de solidaridad y oraciones. Al mismo tiempo, informaron que por voluntad expresa de Torres “no se celebrará honras fúnebres, ni ceremonias públicas”, sin decir en dónde está el cuerpo del histórico exguerrillero.