Redacción AP

Horas después que Xiomara Castro asumiera la presidencia de Honduras el jueves pasado, en horas de la tarde el expresidente de ese país, Juan Orlando Hernández, señalado en Estados Unidos por presuntos vínculos con el narcotráfico, fue juramentado por medio de la plataforma zoom el pasado 27 de enero como integrante del Parlamento Centroamericano. (Parlacen), Así mantiene su inmunidad y evita la posibilidad de ser extraditado.


Daniel Ortega Reyes, presidente del Parlacen, fue quien juramentó a Hernández, cuyo período será de cuatro años. Ortega Reyes, señala Plaza Pública de Guatemala, es un pastor evangélico y vocal aliado del régimen de Daniel Ortega. Medios hondureños llevaban meses reportando supuestas negociaciones de Hernández con Daniel Ortega para solicitar asilo en Nicaragua o para facilitar su entrada al Parlacen y mantener su inmunidad.


Poco antes de su juramentación y mientras crecían las dudas de su paradero, la congresista estadounidense Norma Torres pidió al Departamento de Justicia de Estados Unidos que el expresidente fuese acusado de inmediato y solicitaran su extradición. "El presidente Hernández ha sido una figura central en socavar el estado de derecho en su propio país y proteger y ayudar a los narcotraficantes", dijo Torres en un comunicado.


Juan Orlando Hernández gobernó Honduras ocho años de manera ininterrumpida, después que el Tribunal Supremo de ese país fallara a favor de la mayoría oficialista, para admitir la reelección presidencial, aunque la Constitución no lo permite. Sin embargo, dicho Tribunal le autorizó presentarse para un segundo mandato en 2017. Los resultados de esos comicios fueron fuertemente cuestionados después que el sistema electoral se cayera, y Hernández, de repente, comenzó a ganar ventaja siendo declarado ganador, lo que provocó protestas que dejaron varios muertos. 


Después de ser reconocido por el gobierno de EEUU, fiscales estadounidenses abrieron una investigación en su contra señalándole ser co-conspirador en el juicio de su hermano y de otro hondureño hallado culpable de narcotráfico, Geovanny Fuentes Ramírez. 


Pese a las múltiples acusaciones por narcotráfico, Hernández ha negado los cargos. Un hermano suyo fue detenido en el aeropuerto de Miami, y días antes del inicio del juicio en 2019, Juan Orlando firmó un pacto migratorio con el entonces presidente Donald Trump, para permitir que EEUU enviara solicitantes de asilo a Honduras, pese a tener una de las mayores tasas de homicidios del mundo.


El Parlacen otorga inmunidad procesal en América Central a sus integrantes, aunque esa protección puede ser eliminada o suspendida si así lo solicita su país de origen. 


El experto en derecho internacional, Joaquín Mejía Rivera, declaró al medio digital hondureño Contracorriente, que el Parlacen se ha convertido en un elefante blanco, que "no sirve absolutamente para nada". Para lo único que ha servido es para "recibir a personas perseguidas por la ley, por narcotráfico y corrupción, y eso es lamentable".


Con información de BBC Mundo, Plaza Pública y Contracorriente