Redacción AP

Este lunes fueron presentadas con carácter de urgencia tres leyes creadoras de las nuevas universidades por el orteguista Gustavo Porras y la primera secretaria de ese poder del Estado, Loria Raquel Dixon que minutos después fueron aprobadas sin objeciones por 90 diputados y solo uno quedó presente.

“La decisión rápida se venía consumando desde meses atrás”, según dijo una fuente que labora en el Consejo Nacional de Universidades a Agenda Propia, la aprobación de las leyes se da una semana después que la aplanadora orteguista cancelara las personerías jurídicas a la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), Universidad Popular Nicaragüense (Uponic), Universidad Católica del Trópico Seco (Ucatse), Universidad Nicaragüense de Estudios Humanísticos (Uneh) y la Universidad Paulo Freire (UPF). Dos meses antes había sido cancelada la Universidad Hispanoamericana (Uhispam).

“Esto que vamos a ver a continuación, todos - por decisión de la junta directiva y con las firmas correspondiente necesarias de las bancadas de la Asamblea Nacional - se va a ver de urgencia”, advirtió la diputada Dixon. “Igual se tiene la dispensa de que fue tener el documento con 48 horas de anticipación para este orden del día en general. En estos momentos lo tienen en sus correos correspondientes para darle seguimiento a la misma”, agregó durante la sesión transmitida en el estatal canal parlamentario.

La primera casa de estudios creada este lunes fue la Universidad Nacional Francisco Luis Espinoza Pineda, que funcionará como un centro de educación superior del Estado, con personalidad jurídica, autonomía funcional, técnica, administrativa y financiera, patrimonio propio, duración indefinida y plena capacidad para adquirir derechos y contraer obligaciones.

Además, será miembro del Consejo Nacional de Universidades y será “sucesora legal sin solución de continuidad de la extinta Universidad Católica Agropecuaria del Trópico Seco (Ucatse)”, dice el primer párrafo del Artículo 1. "En todo instrumento jurídico donde se mencione a la Ucatse, antes conocida como Escuela de Agricultura y Ganadería".

Francisco Luis Espinoza, deberá leerse: Universidad Nacional Francisco Luis Espinoza”, especifican.

Otra universidad estatal creada este lunes fue la Universidad Nacional Politécnica (UNP), que según los diputados tiene como objeto "garantizar la continuidad de los programas académicos que eran ofrecidos por la extinta Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), procurando igual o superior calidad académica y para seguridad de las y los estudiantes nicaragüenses".

Al igual que en el caso anterior, la UNP gozará de "autonomía funcional, técnica, administrativa y financiera, patrimonio propio, duración indefinida y plena capacidad para adquirir derechos y contraer obligaciones". Además, advierten los diputados, "todo instrumento jurídico donde se mencione a la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), deberá leerse: Universidad Nacional Politécnica (UNP)".

 Asimismo, fue creada la nueva Universidad Nacional Multidisciplinaria Ricardo Morales Avilés con el objeto de absorber los programas académicos ofrecidos por la Universidad Hispanoamericana (Uhispam), Universidad Nicaragüense de Estudios Humanitarios (Uneh), Universidad Popular de Nicaragua (Uponic) y la Universidad Paulo Freire (UPF).

La Universidad Nacional Multidisciplinaria también fue constituida como un centro de educación superior del Estado, con personalidad jurídica, autonomía funcional, técnica, administrativa y financiera, patrimonio propio, duración indefinida y plena capacidad para adquirir derechos y contraer obligaciones y es miembro del CNU.

Esta universidad tendrá su sede en Managua y recibirá todos los bienes que pertenecían a las universidades canceladas.

 “Desde ya te digo que todo esto lo están manejando políticamente los secretarios políticos de cada departamento, Milton Ruiz, que recibe orientaciones de Fidel Moreno y en eso hay gente de la JS en todos los niveles, UNEN no picha ni cacha nada, quieren tener el control total” agregó la fuente que labora en el CNU.

El Consejo Nacional de Universidades señaló  - a través de un comunicado - que a partir del 2 de febrero “garantizará la continuidad académica” de los estudiantes de las universidades canceladas, pero no explicó cómo esto será posible o si mantendrán los programas de beca de dichas almas máter.

La presidenta del CNU, Ramona Rodríguez, en entrevista con medios oficialistas, aclaró que los estudiantes de las universidades canceladas continuarán sus estudios en los mismos recintos donde estaban inscritos y se comprometió a bajar los aranceles.