Redacción AP

Ana Margarita Vijil fue condenada a 10 diez años de prisión por los operadores jurídicos del régimen Ortega-Murillo este siete de febrero. Vijil, expresidenta Unamos antes MRS, se convirtió así en la primera presa política sentenciada quien es parte de más de 30 personas opositoras encarceladas en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como el “nuevo Chipote”, según confirmó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

La audiencia se realizó a puerta cerrada este lunes en las instalaciones carcelarias. Vijil fue la tercera opositora declarada culpable por la justicia del régimen Ortega-Murillo, por supuesta “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense”, el miércoles 2 de febrero.

Pinita Gurdián, madre de Ana Margarita, dijo que, el régimen condenó a su hija por “delitos que no ha cometido y que le imputan ilegalmente”. Agregó que la dictadura “la declaró culpable por su labor de defensa de derechos humanos, por soñar y trabajar para una Nicaragua en libertad y con justicia”, expresó tras la finalización del juicio que duró unas ocho horas y se realizó en la Dirección de Auxilio Judicial”.

Ana Margarita Vijil ha dedicado 16 de sus 44 años de vida al activismo político, y desde 2018 acompañó a las familias de las víctimas de la represión orteguista en su demanda de justicia. Fue detenida junto a otras mujeres defensoras de derechos humanos entre ellas Suyén Barahona y Tamara Dávila, integrantes del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

Los juicios políticos se han programado para todo el mes de febrero en contra de personas presas políticas, en las mismas instalaciones del “nuevo Chipote”, donde decenas permanecen encarcelados desde finales de mayo de 2021.