Redacción AP

La Unión Europea sancionó este lunes 10 de enero a siete altos funcionarios del régimen de Nicaragua, incluidos dos hijos de Ortega-Murillo - Laureano y Camila Ortega Murillo -, así como a tres instituciones: la Policía Nacional, el Consejo Supremo Electoral (CSE) y el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor).

A la lista se suman: Luis Ángel Montenegro, superintendente de Bancos; Nahima Janett Díaz Flores, directora de Telcor e hija del jefe de la policía Francisco Díaz; y tres magistrados del Poder Electoral, Lumberto Ignacio Campell Hooker, Brenda Isabel Rocha Chacón y Cairo Amador Arrieta, estos últimos presidenta y vicepresidente del CSE, respectivamente.

En la nota, el Consejo recuerda que, en noviembre pasado, el alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la UE, Josep Borrell, señaló que las elecciones nicaragüenses “se habían desarrollado sin garantías democráticas y que sus resultados carecían de legitimidad”.

“Declaró que el Gobierno de Nicaragua ha privado al pueblo de Nicaragua del derecho civil y político a votar en unas elecciones creíbles, inclusivas, justas y transparentes, así como de su libertad de expresión, asociación y reunión pacífica”, según el comunicado.

Los sancionados tienen inmovilizados sus bienes y, además, los ciudadanos y las empresas de la UE están sujetos a la prohibición de poner fondos a su disposición.

El Consejo de la UE, manifestó que los sancionados “son responsables de graves violaciones de derechos humanos, incluida la represión de la sociedad civil, el apoyo a elecciones presidenciales y parlamentarias fraudulentas, y el socavamiento de la democracia y el estado de derecho” en Nicaragua.