Redacción AP

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aceptó el informe de admisibilidad que presentó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) por la cancelación de su personería jurídica, ejecutada por la Asamblea Nacional el pasado 12 de diciembre del 2018, ocho meses después que iniciaron las protestas sociales en Nicaragua.

El CENIDH informó que la CIDH les remitió el “informe de admisibilidad sobre la petición 1108-20 (cancelación de la personería jurídica) donde señala como presuntas víctimas del Estado de Nicaragua, a los integrantes del Cenidh”.

La organización nicaragüense defensora de derechos humanos señaló a través de un tuit que “la CIDH decide continuar con el análisis de fondo, publicar esta decisión e incluirla en su informe anual en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

 


La petición ante la CIDH la hizo el Cenidh en mayo de 2020 y en ella argumenta que la cancelación de la personería jurídica la hizo la Asamblea Nacional sin fundamento legal y que elevaron dicha acción al no encontrar respuesta en el Ministerio de Gobernación ni en el Poder Judicial.

En febrero de este año, la CIDH aceptó dar seguimiento al caso contra el Estado de Nicaragua por las acciones dirigidas a desaparecer al Cenidh, y dio un plazo de tres meses, prorrogable hasta un máximo de cuatro meses, para que remita un informe sobre la petición.

El Cenidh es un organismo con más de 30 años de trayectoria en la defensa de los derechos humanos en Nicaragua y sus funcionarios han sido objeto de persecución, hostigamiento y amenazas.