Redacción AP

Pinita Gurdián madre de Ana Margarita, denunció ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y Amnistía Internacional la mañana de este 30 de diciembre, que “en la madrugada del 19 de diciembre Ana Margarita, fue agredida por parte de un oficial de alto rango de la Policía”.

“Dicho oficial penetró en estado de ebriedad a la celda de la Dirección de Auxilio Judicial donde Ana Margarita se encuentra secuestrada e incomunicada desde hace más de 6 meses. Hasta el momento de esta comparecencia ante ustedes, no sabemos cuál es el tipo de agresión que sufrió Ana Margarita ni la dimensión de los daños”, agregó la madre.


Las familiares de Ana Margarita expresaron que “estas instituciones son responsables del resguardo de la vida y seguridad personal de Ana Margarita y la de todas las personas que están secuestradas tanto dentro del sistema penitenciario nacional como en las diferentes instalaciones policiales”.

Gurdián demandó que junto con alguien más de su familia puedan ser acompañadas por representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para poder ver a su hija de manera inmediata y constatar la situación e integridad física y emocional de Vijil.

De igual forma pidió el “cese inmediatamente el aislamiento de Ana Margarita, mi nieta Tamara Dávila, Suyen Barahona, Dora María Téllez y todas las personas que se encuentran aisladas en las otras cárceles, ya que el aislamiento es una grave violación a sus derechos y les pone a todos en situación de extrema vulnerabilidad”.

Por su parte la doctora Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos manifestó que están poniendo al tanto de la denuncia a la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas en Panamá, así como a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El domingo 13 de junio de 2021 fue detenida Ana Margarita Vijil Gurdián junto a la histórica comandante guerrillera Dora María Téllez, ambas llevan más de 200 días recluidas junto a otra treintena de políticos, empresarios y líderes estudiantiles en el centro de detenciones Evaristo Vázquez conocido como el nuevo Chipote  bajo régimen de incomunicación y aislamiento. Ello, unido a su condición de mujer, la colocan en una situación de especial vulnerabilidad.