Redacción AP

El aislamiento internacional al que el régimen de Ortega se enfrenta tras el proceso electoral catalogado por organizaciones sociales como la comunidad internacional por ilegitimo es inminente. Gobiernos de latinoamérica, la Unión Europea y Estados unidos se han pronunciado este 08 de noviembre.

 El presidente Iván Duque anunció desde Jerusalén que Colombia no reconocerá la elección de Daniel Ortega porque a su juicio lo que hay en Nicaragua es una dictadura.

“Nosotros no podemos reconocer unas elecciones que han sido fraudulentas ante los ojos del mundo que es importante que eso tenga una instancia donde todos los países que hemos suscrito la carta democrática interamericana nos pronunciemos”, respondió el mandatario colombiano al ser consultado por medios internacionales.

Por su parte el gobierno de Perú se sumó a la lista de países que condenan la “farsa electoral” demandando la liberación de los presos políticos y la implementación de las reformas electorales acordadas.

“El Perú seguirá trabajando en el Consejo Permanente de la OEA, que integra Nicaragua y los países del continente, con la finalidad de preservar el derecho del pueblo nicaragüense de celebrar elecciones libres, justas y transparentes”, es parte del comunicado oficial emitido un día después de las votaciones generales.

Entre tanto, el gobierno de Costa Rica ha desconocido el proceso electoral de Nicaragua. “Ante la ausencia de condiciones y garantías requeridas en democracia para acreditar las elecciones como transparentes, creíbles, independientes, libres, justas e inclusivas, Costa Rica no reconoce el proceso electoral en Nicaragua realizado el día 7 de noviembre del 2021”, indicó la presidencia en un comunicado.

El presidente de El Salvador Nayib Bukele reaccionó para cuestionar el proceso electoral nicaragüense y criticar al partido FMLN de su país que en sus redes sociales felicitaron a Ortega y cuestionó al ex presidente Mauricio Funes acusado de corrupción en su país y quien recibió ciudadanía nicaragüense por parte del régimen orteguista.

El gobierno de Estados Unidos, principal socio comercial de Nicaragua también se manifestó sobre el proceso.  Joe Biden calificó como una “pantomima” las elecciones. “Lo que el presidente nicaragüense Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, orquestaron hoy fue una elección pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática”.

El mandatario señaló que Estados Unidos apoya el derecho inalienable a la autodeterminación democrática del pueblo nicaragüense y de cualquier otro país del hemisferio donde la soberanía popular se vea comprometida por la erosión de las normas democráticas, la asfixia del espacio cívico o las violaciones de las leyes fundamentales y derechos".

Uruguay afirmó este lunes que las elecciones de Nicaragua "carecen de legitimidad" ya que no se enmarcaron en estándares "internacionalmente reconocidos", no hubo garantías para la participación de todos los actores políticos ni tuvo órganos de contralor "independientes e imparciales".

Así lo sostuvo la Cancillería uruguaya en un comunicado en el que reitera su llamado para que el gobierno nicaragüense "libere de inmediato" a los presos políticos, asegure el respeto a su libertad, integridad personal y derecho a participación política.

El gobierno de Chile también se unió a la demanda internacional, en un comunicado la cancillería dijo que “rechaza y no reconoce la legitimidad de las elecciones realizadas en Nicaragua las que apuntan a eternizar a Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder consolidar su régimen dictatorial”.

El gobierno de España a través del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, aseguró este lunes que lo de este domingo en Nicaragua "no se puede llamar elecciones, han sido una burla” al pueblo, a la Unión Europea (UE), la comunidad internacional y la democracia.

La portavoz de Exteriores de Alemania Andrea Sasse en una rueda de prensa ordinaria, expresó que el gobierno de Alemania "llamamos al gobierno en Nicaragua a regresar al proceso democrático y a poner en libertad de inmediato a los presos políticos".

 La Unión Europea (UE) considera que la reelección de Daniel Ortega como presidente de Nicaragua, con el 74,99 % de los votos, carece de "legitimidad" al celebrarse los comicios generales de este domingo "sin garantías democráticas" y completan la conversión del país en un "régimen autocrático".

En una declaración por escrito en nombre de los 27, el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, hizo un llamamiento a Ortega para que libere de forma "inmediata e incondicional", a todos los presos políticos y anule los procedimientos judiciales en su contra, "devuelva la soberanía de Nicaragua al pueblo nicaragüense", y no descartó adoptar restricciones que "puedan ir más allá" de las individuales.

A esta declaración los países de Noruega, Suiza y Reino Unido han manifestado su preocupación por la crisis de derechos humanos y democracia que vive Nicaragua.

Hasta el cierre de esta nota solo los regímenes de Cuba, Venezuela, Rusia y el gobierno de Bolivia habían reconocido la reelección de Ortega y su esposa Murillo.