Redacción AP

Pese a que en el municipio de Somoto, departamento de Madriz la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL) realizó en febrero de este año la construcción de un pozo de 400 pies de profundidad, con capacidad de generar 300 galones por minuto de agua, las comunidades rurales de este municipio siguen con problemas de ser abastecidos del vital líquido.

Desde hace una semana, los pobladores de la comunidad Cacaulí llevan sufriendo la falta de agua potable, una situación que agudiza la problemática que viven de manera perenne con este servicio, ya que normalmente el agua sólo llega por la noche o la madrugada.

Cacaulí se encuentra cerca de la zona urbana de Somoto, es una comarca muy poblada, sin embargo, la falta del agua potable hace que la población se sientan en el olvido, ya que su problema, lejos de solucionarse, ha empeorado.

Karla Jiménez es una de las pobladoras afectadas, ella relató a Radio ABC Stereo que al faltarles totalmente el agua durante una semana, se dirigieron a la ENACAL y la institución les indicó que la situación se debe a que varias tuberías fueron afectadas por la ejecución de un proyecto de agua potable en un barrio de Somoto.

"Esto nos afecta mucho porque tenemos ancianitos y niños, toda la comunidad está afectada, no ha venido el agua, sin el vital líquido no hacemos nada, esperamos que nos den una solución pronto porque no podemos estar así", expresó Jiménez. 

El municipio Somoto está ubicado en el Corredor Seco, zona que enfrenta problemas con el abastecimiento del agua potable, barrios rurales ubicados en la zona oeste de la ciudad, como el Carlos Salgado, Juan Carlos Espinoza, Raúl Zapata, Feliciano Ramos, Colonia del Maestro, Linda Vista y Milagro de Dios también han tenido problemas con el acceso al vital líquido.

“Estábamos acostumbrados a los cortes diarios de la 8:45 de la mañana hasta las 11:50 o 12:30 del mediodía, pero ahora y sin ninguna justificación o explicación nos están dejando sin el agua potable por largas horas del día”, manifestó José Alberto Martínez, poblador del sector 17 de la ciudad de Somoto, quien agregó que el agua de consumo sigue siendo de mala calidad.

Ante la falta de planes de inversión en materia de garantizar a la población el acceso al agua potable, la municipalidad gobernada por el orteguismo realiza la distribución del vital líquido con cisternas, lo que “no es suficiente, solo nos pasan dando un poquito de agua, en vez de gastar en parques deberían de garantizar lo primordial que es el agua” denunció una ciudadana de la Colonia del Maestro.