Redacción AP

El Ministerio de Salud recibió este viernes un primer lote de 192 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik Light para combatir el Covid-19, que serán aplicadas a la población bajo el esquema de una sola dosis. También llegó al país otra donación de 38 mil dosis de los inyectables de AstraZeneca que realizó Trinidad y Tobago.

Nicaragua y Rusia recientemente firmaron un contrato para el suministro de las Sputnik V y Sputnik Light. Contrato que se conoció durante una gira que realizaron a Rusia dos hijos de la pareja presidencial Laureano y Daniel Edmundo Ortega Murillo.

“Sputnik Light es el producto que tenemos, que firmamos un convenio bilateral, este es el primer de 192 mil dosis y así esperamos la llegada de más producto ruso para continuar la vacunación de la población nicaragüense”, expuso Pankratov.

Nicaragua inició el proceso de vacunación el pasado 2 de marzo y desde entonces se han aplicado los fármacos de Sputnik V, AstraZeneca, Covishield, Sinopharm y Pfizer que se están aplicando a mujeres embarazadas, lactantes y puérperas.

El cargamento de los fármacos rusos fue recibido por Pedro Pankratov, representante comercial de Rusia en Nicaragua, la ministra de salud Martha Reyes, y Laureano Ortega, hijo de la pareja presidencial y también Asesor Presidencial para la Promoción, de Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional.



¿Qué se sabe de Sputnik Light?

La vacuna rusa Sputnik Light de una sola dosis, tiene una efectividad del 70 por ciento contra la variante Delta del coronavirus tres meses después de la inoculación, informó este miércoles el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), según datos del Instituto Gamaleya de Rusia.

Los datos fueron enviados por el desarrollador de la vacuna, el Instituto Gamaleya, al sitio web médico medRxiv antes de una revisión por pares y basados en 28 mil participantes que recibieron una dosis de Sputnik Light, en comparación con un grupo de control de 5.6 millones de personas que no fueron vacunadas.

“La eficacia global de la vacuna Sputnik Light como vacuna independiente frente a la infección por la variante Delta es del 70 por ciento. Para el grupo de edad comprendido hasta los 60 años, la eficacia supera el 75 por ciento, mayor que la mayoría de dos dosis”, informó el desarrollador.

Los desarrolladores de la vacuna afirman que la eficacia de la vacuna como dosis de refuerzo de otras vacunas contra la variante Delta es cercana a la del preparado Sputnik V -de dos dosis-, es decir del 83 por ciento para evitar la infección del COVID-19 y de más del 94 por ciento para prevenir la hospitalización.

Los datos llegan mientras Rusia lucha contra las crecientes infecciones y las dudas sobre las vacunas en aquel país, mientras lucha por competir con vacunas más establecidas desarrolladas por Pfizer, Moderna y AstraZeneca, que están produciendo cientos de millones de dosis cada una.

Los países de todo el mundo están implementando o considerando la administración de terceras dosis de vacunas Pfizer o Moderna o inyecciones de refuerzo a parte de su población, particularmente a aquellos con sistemas inmunológicos debilitados y a los ancianos, aunque no hay consenso entre los científicos sobre qué tan ampliamente deben usarse.