Más de 150 personas están detenidas arbitrariamente por el régimen de Daniel Ortega. La oposición pide la liberación inmediata


Redacción AP


Hoy en conferencia de prensa la Unidad Nacional Azul y Blanco informó que realiza acciones de incidencia internacional contra la dictadura, encaminadas a desconocer el proceso electoral, así como la denuncia de la situación de las personas secuestradas políticas, y la exigencia de mayor presión para lograr la liberación de cada presa y preso político.


Ante las pocas posibilidades que tienen los dos grandes bloques de oposición de participar en el proceso electoral de este 7 de noviembre, María Laura Alvarado del Consejo Político manifestó que articulan esfuerzos para lograr la concertación con otras organizaciones en un bloque común, "sin diferencias ideológicas o políticas, hacerle frente a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes evidentemente van quedando aislados internacionalmente".


Alexa Zamora también del Consejo Político de la UNAB, detalló que mantienen apertura con espacios con los que han tenido diferencias políticas, "más no podemos mantener interlocución con espacios cuyos objetivos no coinciden con los objetivos de nosotros. El objetivo primordial de la Unidad Nacional es salir de la dictadura y por tanto vamos a tener acercamientos, estamos anuentes y abiertos para llevar a cabo acciones conjuntas con cualquier espacio de la oposición que tengan como objetivos salir del régimen y sumarse a estas acciones a nivel nacional e internacional... las elecciones no fueron en sí mismo sino un medio.


Ariel Sotelo expresó que es primordial que las fuerzas de oposición surgidas de abril, se reagrupen, tengan un fin común que es la denuncia del fraude electoral y la presión internacional para desconocer los comicios. "Creemos que sí debemos ir a un proceso de concertación con aquellas fuerzas que provienen del espíritu de abril, con aquellas fuerzas que su fin sea salir de la dictadura no convivir con la dictadura, eso siempre hemos sido enfáticos", externó.


La organización expuso que desarrollan acciones de resistencia cívica a nivel nacional y local que denotan la voluntad popular para salir de la dictadura Ortega-Murillo. "Continuaremos con las firmes demandas relativas a la verdad, justicia, reparación y no repetición de las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua", dicen en el comunicado.


Para la organización es preocupante la situación de las y los presos políticos, así como las arbitrariedades que se efectúan en el proceso de investigaciones y audiencias, las cuales se están realizando en la Dirección de Auxilio Judicial. "El convertir una cárcel de tortura en una ´corte´ no solo es violatorio de la ley y de los derechos de quienes son procesados, sino también un método más de martirio. Todo lo que en ese espacio se actúe constituye una aberración legal y es inválido". 


El régimen de Daniel Ortega mantiene a 12 integrantes en las cárceles detenidos arbitrariamente: Félix Maradiaga, Violeta Granera, Tamara Dávila, José Antonio Peraza, Róger Reyes, Ana Margarita Vijil, Suyén Barahona, Víctor Hugo Tinoco, Hugo Torres, Dora María Téllez y Alex Hernández. Demanda la liberación de todos sus miembros, así como las más de 150 personas presas políticas. 


Consideramos oportuno que, en este contexto de represión selectiva, renovar nuestros compromisos con las víctimas y sus familiares, con las personas presas políticas, excarceladas y quienes se encuentran en el exilio. Como Unidad Nacional continuaremos denunciando los constantes atropellos contra la ciudadanía y trabajando de la mano de quienes desean ver a Nicaragua salir del abismo dictatorial en el que se encuentra. Creemos en un futuro mejor para nuestro país.