El cuerpo de Albert Hernández, impactado por tres balas tras el enfrentamiento| Fotografía Cortespia


Redacción AP

El drama que viven las comunidades Mayagnas no parece terminar, la noche del lunes 23 de agosto se dio nuevo ataque de colonos a personas comunitarias en el cerro de Kiwakumbaih (Roca del Diablo) territorio Mayangna, ubicado en la Reserva de Biosfera de Bosawás.

Amaru Ruiz, ambientalista y presidente de la confiscada Fundación del Río, confirmó a los medios de comunicación el asesinato de “18 indígenas de los cuales dos personas eran Mayangnas y nueve miskitas”, agregó que las “personas comunitarias llegaron al lugar para mover sus cuerpos a la comunidad de Alal o Musawas”.

Colonos es el mote que los indígenas del Caribe nicaragüense han puesto a los grupos armados que invaden sus territorios ancestrales, y que desde el 2020 han ferozmente atacado constantemente a miskitos y mayangnas, las principales etnias de la Costa Caribe.

Ruiz aseguró que los liderazgos comunitarios pidieron acompañamiento a la Policía y el Ejército, “pero en su momento se negaron a acompañarlos diciendo de que era culpa de ellos mismos esta situación y que no iban a acompañarlos. Hasta ayer en la tarde la zona se encontraba ocupada por colonos”.

Bosawás Actual, es una plataforma de comunicación digital que se encarga de informar violaciones a derechos humanos y en una publicación manifestó que “los colonos armados circulan dentro de la reserva para ocupar de manera ilegal las parcelas, en la zona donde ocurrieron los hechos se encontraron las armas de fuego y armas blancas con las que asesinaron a los comunitarios…ante este hecho ninguna instancia se ha dado seguimiento para dar con los sospechosos que hicieron está masacre”.

Las invasiones constantes de colonos ha sido uno de los factores que más daño ha causado dentro del territorio. La presencia de los colonos ha generado la destrucción de los bosques y la desaparición de los animales, la vegetación nativa y el paisaje natural del territorio. En el año 2021 hemos actualizado el mapa de nuestro territorio que muestra ahora más áreas ocupadas ilegalmente por colonos.

Boletín Guardabosques comunitarios. Territorio Mayagna Sauni As, 1 de Junio 2021

Por su parte, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), expresó a través de twitter: “Exigimos a las autoridades investigar de inmediato estos actos de violencia recurrentes en estos territorios”.

Hasta el cierre de esta nota se conoció que la Comisionada de la Policía Glenda Zavala se encontraba en la zona realizando una investigación, sin embargo, no han informado sobre el avance de las mismas. 

“Alertamos a la comunidad internacional de estos hechos que violentan la vida y la integridad física y psicológica de las personas en las comunidades indígenas y que las obligan al desplazamiento forzado”, agregó el Cenidh en su comunicación.

Arlen Ortiz, presidenta del Gobierno de Mujeres Mayangnas firmó un comunicado en el que piden al régimen “la creación de una procuraduría especial de derechos humanos para los territorios, para crear una ruta de atención” en el texto demandó “el respeto a la integridad de las mujeres Mayangnas” y pidió justicia por las agresiones sexuales que sufren por parte de los colonos.



Los colonos son madereros, agricultores, ganaderos y mineros, quienes expanden sus industrias sobre los territorios indígenas del Caribe, una vasta zona poco poblada, boscosa y preñada de recursos naturales. Pese a que la ley prohíbe la invasión de las tierras indígenas, los colonos iniciaron en 2015 un avance violento sobre ellas. El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo callan sobre la crisis humanitaria que viven los indígenas.