Redacción AP

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua, en un comunicado emitido este martes 10 de agosto rechazó las amenazas hacia la iglesia católica en Nicaragua, de parte del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

En el mensaje pastoral se menciona la ola de persecución a la que son sometidos diferentes grupos de la oposición y periodistas independientes, y agregan que la iglesia católica también han sido víctima “de amenazas, ofensas a sus sacerdotes y obispos, limitaciones a la visa o la residencia de sacerdotes extranjeros, hostigamientos a los feligreses laicos y otras acciones ilegales e intimidantes”.

"El pueblo nicaragüense, que tiene derecho a optar por diferentes opciones políticas, se encuentra impedido de expresar sus simpatías votando en las elecciones de noviembre para elegir a las máximas autoridades del país, porque los candidatos de la oposición han sido forzosamente excluidos de la contienda al privarlos de libertad y quitarles sus derechos ciudadanos", denuncian en el texto.

En el documento la jerarquía se señala que “el proceso electoral que debería ser una fiesta cívica, se vive con temor e incertidumbre porque no existen condiciones para unas elecciones democráticas".

Agregan que los sucesos vividos en el país "han generado entre la población sentimientos de frustración, impotencia y dolor". 

Organizaciones de Derechos Humanos en Nicaragua han denunciado que el régimen  mantiene a más de 140 presos políticos, entre los cuales se encuentran  más de 30 activistas políticos y sociales, pre candidatos presidenciales, intelectuales, exguerrilleros sandinistas, empresarios, ex diplomáticos y periodistas que fueron encarcelados en el contexto del proceso electoral que se espera culmine el próximo 07 de noviembre.