Daniel Ortega mantiene una política de asfixia económica, censura judicial y un discurso lleno de odio 


Redacción AP

Reporteros Sin Fronteras presentó la lista de depredadores de la libertad de prensa 2021 en los que incluye a Daniel Ortega, como “depredador desde que fue reelegido para un tercer mandato consecutivo, en noviembre de 2016”, detalla el informe de la organización internacional.

El método de depredación utilizado por Ortega es la asfixia económica y la censura judicial en contra de la prensa independiente, “que desde finales de 2016, vive bajo una opresión constante del gobierno de Ortega y sus simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quienes intentan silenciar a las voces críticas a través de amenazas, persecuciones, campañas de acoso y difamación, arrestos y encarcelamientos arbitrarios, además de la ley reguladora de agentes extranjeros, cuyo propósito es vigilar de cerca a los medios y organizaciones que reciben financiamiento externo”, apunta el informe.

A su vez, señala que el régimen de Ortega ha empleado políticas discriminatorias para la publicidad oficial, la concesión de frecuencias de radio y televisión, restricciones a la importación de equipos y materiales periodísticos, o auditorías abusivas. “En septiembre de 2018, el gobierno llegó a prohibir el suministro de tinta, papel y caucho, lo que provocó la desaparición de la mayoría de los periódicos impresos del país”. También ha presionado a anunciantes privados para que dejen de comprar espacios publicitarios en medios independientes.

De cara a las elecciones de noviembre de 2021, el régimen orteguista ha emprendido procesos judiciales abusivos contra opositores, desde la clase política a los medios de comunicación. La familia Chamorro y los medios privados han sido objetivos de censura del régimen de Ortega. En el centro dice RSF “está el editor de prensa Carlos Chamorro, fundador del diario digital informativo Confidencial, quien tuvo que exiliarse dos veces en Costra Rica, primero en 2019 a causa de las amenazas y ataques en su contra alimentados por el gobierno, y en junio del presente año después que su vivienda fuera allanada por la Policía orteguista. Cristiana, pre candidata presidencial en 2021, se encuentra bajo arresto domiciliario desde el pasado 3 de junio después de que el régimen la acusara de lavado de dinero.

Como parte de la ofensiva en contra de la prensa independiente, Ortega a través del Ministerio Público, ha interrogado e intimidado a más de una veintena de periodistas cercanos a la Fundación con el fin de amedrentar a Cristiana Chamorro y excluirla de la carrera presidencial”.

Tras analizar el discurso oficial, RSF indica que está cargado de odio tilda a los medios de ser los responsables del terrorismo desinformativo, “ha sido gestado desde los Estados Unidos y que los medios de comunicación de muchos países, incluidos los de Costa Rica, cumplen al pie de la letra es brutal, criminal y xenofóbico”.

En lista se mencionan a 37 jefes de Estado o gobierno a nivel mundial que imponen una represión masiva contra la libertad de prensa. Depredadores que llevan más de dos décadas en activo, y otros se estrenan en la lista negra y que este año se incluyen por primera vez a dos mujeres y al primer ministro de un país europeo.

Ya son 37 los jefes de Estado o de gobierno de todo el mundo que figuran en la galería de depredadores de la libertad de prensa de RSF, y no se puede decir que se trate de una lista exhaustiva”, lamentó el secretario general de la organización, Christophe Deloire. “Cada uno de estos depredadores tiene un estilo particular. Algunos siembran el terror con órdenes irracionales y paranoicas, y otros ponen en marcha estrategias muy elaboradas y basadas en leyes liberticidas”.

 

Nuevos rostros

En el informe se menciona al príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salmán, de 35 años de edad, quien concentra todo el poder y está a la cabeza de una monarquía que no tolera a los medios libres. La represión que va acompañada de espionaje, amenazas que en ocasiones acaban en secuestros, actos de tortura, y hasta lo inimaginable.

37 jefes de Estado a nivel mundial son depredadores de la libertad de prensa en 2021

Jair Bolsonaro presidente de Brasil, aparece en la lista por primera vez, que utiliza una retórica “sucia y beligerante contra la prensa” que ha ido en aumento desde que comenzó la pandemia del covid-19. Viktor Orbán, presidente húngaro, se ha proclamado a sí mismo partidario de la “democracia antiliberal”, no ha dejado de trabajar de manera incansable para deshacerse eficazmente del pluralismo y la independencia de los medios desde su regreso al poder, en 2010.

Dos mujeres en la lista

Carrie Lam, de la Región Administrativa Especial de Hong Kong desde 2017, lidera un régimen que aún era democrático cuando ella asumió el poder. Según RSF, Lam ha demostrado “ser una marioneta en manos del presidente chino XI Jinping... apoya abiertamente las políticas liberticidas del mandatario chino, que han llevado a la desaparición, el 24 de junio, del principal diario independiente de Hong Kong, Apple Daily, y al encarcelamiento de su fundador, Jimmy Lai, ganador en 2020 del Premio Especial RSF a la Libertad de Prensa”

La segunda depredadora es Sheikh Hasina, que gobierna en Bangladesh desde 2009. La hija del héroe de la independencia aprobó en 2018 una ley de seguridad digital que ha llevado a juicio a más de 70 periodistas y blogueros.

Depredadores históricos

El presidente sirio Bachar el Asad, el guía revolucionario iraní Ali Jamenei quienes ya figuraban en la primera lista de depredadores. A ellos se suma el presidente ruso, Vladimir Putin, y el bielorruso, Alexander Lukashenko.

RSF calificó como depredadores en 2001 a siete de los 37 jefes de Estado. Tres de ellos son de África: Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, quien lleva en el poder en Guinea Ecuatorial desde 1979; el presidente Isaías Afeworki, en el cargo desde 1993, cuyo país -Eritrea- ocupa el último lugar en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021. Paul Kagame, designado en 1994 como primer vicepresidente de Ruanda y en el año 2000 llegó al más alto cargo, en 2000, podrá permanecer en el poder hasta 2034.

La organización que vela por la libertad de prensa elaboró una hoja de cada jefe de Estado en donde especifica los “métodos de depredación”, cómo se organiza la censura o represión, y sus “objetivos predilectos”.

Mayor información Aquí