Un grupo de Policías resguarda las oficinas del Ministerio Público en Managua | Fotografía de Carlos Herrera | REUTERS


Redacción AP

Casi 800 académicos y académicas e investigadores de diferentes países del mundo suscribieron una carta abierta acerca de la realidad nicaragüense este dos de julio, como muestra de su preocupación por el trato gubernamental a ciudadanos opositores.

 Mencionan las violaciones a los derechos humanos que el régimen Ortega-Murillo ha cometido los últimos más de tres años, tomando los datos brindados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y que han sido denunciados ante el mundo entero.

 Señalan las y los estudiosos en su misiva que “desde 2018, el gobierno del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo han resistido cualquier llamada para realizar elecciones adelantadas o implementar reformas democratizadoras. Al contrario, el gobierno parece haber decidido asegurar que las elecciones programas para noviembre de 2021 sean muy lejos de libres y justas”.

 Denuncian la detención de cinco precandidatos presidenciales, el expresidente del COSEP, un periodista, líderes opositores, un excanciller, un exdiputado, un exvicecanciller, una exministra de salud, un general de brigada del Ejército de Nicaragua en retiro, defenroes de derechos humanos, entre otros.

 Especifican que activistas políticos y periodistas están amenazados, y las acciones de las organizaciones civiles y las organizaciones internacionales están restringidas.

 En su carta pública las y los académicos e investigadores hacen un llamado  urgente el gobierno para que cese la represión, libere a todas las presas y presos políticos, y que trabaje con la oposición la realización de elecciones libres y justas. Advierten que de no tomar acciones inmediatas el gobierno para  cumplir con estas condiciones “es imperativo que los gobiernos, los organismos intergubernamentales y las organizaciones internacionales colaboren para aumentar la presión diplomática sobre el gobierno Ortega Murillo”.

 Reconocen que todas y todos los nicaragüenses merecen la posibilidad de elegir quien les gobierne y de vivir sin temor al Estado.

 Entre los y las firmantes destacan profesores e investigadores de más de 200 universidades de diversos países del mundo, aunque sus rúbricas son a título personal.