Leopoldo Brenes celebrando Misa desde su casa como medida de prevención del COVID-19

Redacción AP

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, dio a conocer que debido a la situación de la pandemia y las mutaciones del virus del Covid-19, que están “causando angustia, dolor, y muerte entre nosotros”, es que tomaron la decisión en la Arquidiócesis de Managua de suspender todas las procesiones y actividades religiosas que impliquen la aglomeración de personas.

La medida la dio a conocer por medio de una circular la mañana de este domingo, durante la misa virtual. Indicó que para tomar esta decisión escucharon y valoraron diversas opiniones sobre todo de los especialistas de salud.

“Creo que en nuestra Arquidiócesis de Managua, aún no es tiempo para realizar procesiones y actividades religiosas que impliquen concentración excesiva de fieles. No es falta de fe, ni falta de aprecio a nuestra piedad popular; es responsabilidad de iglesia y reconocimiento consciente que la verdadera piedad y devoción están en el corazón que se hace altar y como signo agradecido del amor a Cristo, a nuestra Madre Santísima y a nuestros Santos Patronos”, dijo Brenes.

El prelado expresó que los creyentes deben de tener una actitud de “solidaridad” con quienes padecen los efectos de la enfermedad, con sus familias y la “generosa” entrega del personal de salud que “en muchos casos son también parte de nuestra comunidad eclesial”.

“Pido a todos dar testimonio de fe, comprensión y sacrificio con la esperanza de cooperar al cuidado de la salud en nuestra sociedad como muestra de fraternidad y verdadera devoción de los creyentes”, indicó el cardenal Brenes. 

La medida se da por segundo año consecutivo como medida de prevención ante la pandemia del COVID-19. La procesión de la bajada de Santo Domingo de Guzmán, se realiza todos los primero de agosto y es multitudinaria por ser el patrono de los capitalinos.