Michelle Bachelet, Alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Redacción AP

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, realizó este martes un llamado urgente al Consejo Derechos Humanos de la ONU para que considere hacer uso de todas las medidas a su alcance para fortalecer la promoción y protección los derechos en Nicaragua, incluyendo la rendición de cuentas de los responsables de esas violaciones, así como la derogación de las leyes restrictivas de los espacios democráticos.

“Desde hace tres años este Consejo ha analizado con profundidad la situación de los derechos humanos que afecta a Nicaragua (…) pero ésta no sólo no presenta visos de ser superada, sino que se ha agudizado de manera alarmante”, dijo.

En la presentación de su informe de actualización sobre la situación de Nicaragua, en Ginebra Suiza, Bachelet denunció un “preocupante y acelerado deterior de derechos humanos” en el país, que aleja la posibilidad de elecciones libres y transparentes en los comicios convocados para el 7 de noviembre próximo.

Asimismo, la Alta Comisionada mostró especial preocupación por situación de las mujeres lideresas y los adultos mayores privados de libertad en la escalada represiva contra la oposición y a quienes no se les respetan sus derechos humanos.

Bachelet instó a Nicaragua a realizar “un cambio urgente en el curso de acción que está adoptando en el contexto electoral”: liberar a los presos políticos, cesar la persecución, derogar las leyes represoras y restablecer y respetar los derechos y libertades.


En el 47º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 59 países aprobaron una declaración conjunta en la que expresan su preocupación sobre Nicaragua por la impunidad persistente por las violaciones de derechos humanos desde abeil 2018 y los continuos informes de detenciones arbitrarias. "Las leyes promulgadas recientemente restringen indebidamente la participación política, la libertad de expresión, la reunión pacífica y la asociación. La disolución arbitraria de partidos políticos y los procesos penales contra múltiples contendientes presidenciales y disidentes son especialmente preocupantes" al mismo tiempo que piden al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo su liberación inmediata.

Los países firmantes de la declaración instaron a Nicaragua a que se comprometa con la comunidad internacional, se valga de la asistencia técnica, permita la presencia de observadores electorales internacionales y restablezca el el diálogo y la confianza en la democracia, dice la declaración.