Cristiana Chamorro al salir de la Fiscalía Pública antes de ser apresada | Fotografía tomada del Internet


Tamara Morales

Alrededor de 200 personalidades a nivel mundial entre los que figuran cuatro ex presidentes de Costa Rica, un ex presidente uruguayo, europarlamentarios, ex ministros, parlamentarios, académicos, juristas, artistas, periodistas y escritores, de Europa y varios países latinoamericanos, entre otros, suscribieron el pronunciamiento denominado Nicaragua tiene derecho a la libertad y a la democracia.

El documento señala la nueva escalada represiva del orteguismo, enfocada en sacar de la escena política a posibles competidores de los actuales gobernantes a menos de seis meses de las elecciones de noviembre.


Antimotines agreden a la prensa independiente el día de detención de Cristiana Chamorro | Fotografía de Inti Ocón AFP

Así, se menciona la nueva embestida represiva contra la pre candidata presidencial independiente Cristiana Chamorro quien enfrenta una causa penal y se encuentra bajo arresto domiciliario sin sentencia condenatoria, por el presunto delito de lavado de dinero provenientes de fondos públicos de la cooperación estadounidense y europea; y la agresiva campaña contra periodistas y medios de comunicación independientes.

"Además se ha citado a declarar a más de treinta periodistas, directores y representantes de medios, ex trabajadores y representantes de organizaciones que han recibido algún apoyo de la Fundación Violeta Barrios, entre ellos el escritor Sergio Ramírez y el diario La Prensa".

Las personas firmantes señalan que las consecuencias de estos graves hechos, son aún peores, constituyen un paso más hacia la consolidación de un régimen despótico que ha colocado a los nicaragüenses el umbral de la supresión total de sus derechos humanos.

Ante esa situación “las personas amigas de Nicaragua y amantes de la democracia como el mejor sistema de gobierno y de convivencia posible, no podemos quedarnos en silencio porque implicaría ser cómplices con la opresión y la impunidad ante las violaciones manifiestas de los derechos humanos", subrayan.

En el manifiesto con fecha de 6 de junio, se solicita la condena de la comunidad internacional de las acciones del gobierno de Ortega y Murillo, exige un proceso electoral que cumpla con las condiciones mínimas exigidas por la comunidad internacional y solicita a todos los países hacer lo que esté a su alcance diplomático y político, para sancionar al régimen por las sistemáticas violaciones a los derechos humanos en el país y se solidarizan con el pueblo de Nicaragua en su empeño de conquistar la paz, la libertad y la democracia. "No permitamos que Ortega y Murillo continúen avanzando en este camino de consolidación de una de una dictadura en este querido país".

El afán de Daniel Ortega y Rosario Murillo de perpetuarse en el poder en nombre de una inexistente revolución, ha colocado al país al borde del colapso, en la antesala de una situación impredecible. Desde el 2018, se ha desatado la violencia estatal y de grupos paramilitares contra la población civil que en abril de ese año se rebeló de manera cívica.