Vivir de acuerdo a una identidad de género distinta a la heterosexual significa en Nicaragua vivir con discriminación o incluso con crímenes de odio