Foto: elagoradiario.com


Patricia Orozco

La Unión Europea considera que tanto la reforma electoral como el nombramiento de nuevos magistrados del Consejo Supremo Electoral por parte de la Asamblea Nacional de Nicaragua incumple las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la UE de 2011, así como las resoluciones de la OEA y del Consejo de Derechos Humanos. 

Ambas decisiones, para la UE, no son resultado del diálogo entre el gobierno y los grupos de oposición, sino que son un retroceso en la búsqueda de salida a la crisis que aqueja al país.

En su nota circulada la media noche de ayer, la UE reitera su política de diálogo constructivo y crítico con las autoridades nicaragüenses y "utilizará todos sus instrumentos relevantes para apoyar el Estado de Derecho y unas elecciones creíbles, inclusivas y transparentes en noviembre de este año".