Tamara Morales

La Secretaría General de la organización de Estados Americanos, OEA, califica que la elección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral y la aprobación de las reformas electorales del orteguismo dan como ventaja absoluta al partido oficial del gobierno de Nicaragua y justicia electoral eliminando las garantías necesarias para unos comicios libres y justos en noviembre de 2021. "La aprobación de las reformas van en contra de los principios y las recomendaciones realizadas por la comunidad internacional, incluida la Misión de Observación Electoral de la OEA (MOE/OEA) en 2017".

A pesar de que la Asamblea Nacional realizó consulta con diferentes partidos políticos para escuchar las propuestas a la iniciativa de reformas y adición a la Ley Electoral, sus planteamientos no fueron incluidos en la versión final. Edwin Castro diputado de la bancada del FSLN e integrante de la comisión dictaminadora, aclaró que "no estaban obligados a incluir  las sugerencias presentadas por los partidos políticos, según declaraciones al diario La Prensa. 

A través de un comunicado, la OEA, recordó que la aprobación de la resolución "Restablecimiento de las instituciones democráticas y el respeto de los derechos humanos en Nicaragua mediante elecciones libres y justas", el Gobierno de Nicaragua y la oposición nicaragüense debían adoptar unas medidas significativas y coherentes con las normas internacionales aplicables... lo que significaría la modernización y reestructuración del Consejo Supremo Electoral para garantizar su funcionamiento de manera independiente, transparente y responsable.

Este 4 de mayo la Asamblea Nacional controlada por la bancada orteguista, aprobó unas reformas electorales que inhiben la participación igualitaria y plural de los partidos políticos. Quienes aspiren a candidaturas presidenciales o legislativas no podrán ser inscritos bajo el argumento de ser golpistas o promover sanciones individuales, según el artículo 81 de la reforma electoral que establece que quienes tengan un impedimentos o les sea prohibido de conformidad con la Constitución Política o con leyes asociadas a la Ley de Agentes Extranjeros o la ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la independencia, la Soberanía y la Determinación para la Paz.

La OEA considera que la jugada política de Daniel Ortega "erosiona, en lugar de fortalecer, un proceso político pluralista que conduzca al ejercicio efectivo de los derechos civiles y políticos de la población. Asimismo plantea que la elección de los nuevos magistrados del Consejo Supremo Electoral consolida la concentración del poder del FSLN en los cuatro poderes del Estado por lo que pone en evidencia la falta voluntad del régimen así como de algunas fuerzas políticas, tomar acciones en pro de la democracia y del respeto a los derechos políticos y civiles.

El organismo internacional exhorta a que se adopten medidas de reformas electorales coherentes basadas en principios democráticos y acceso a los derechos humanos establecidos en los instrumentos jurídicos interamericanos de los cuales Nicaragua es firmante.