Una de las reuniones de los políticos en la búsqueda de la "Unidad" | Fotografía tomada de Facebook


Cristhian Alvarenga

Las redes sociales se inundaron este lunes exigiendo unánimemente la unidad de los políticos tradicionales, quienes dejaron entrever con sus acciones que seguimos arraigados en la cultura política criolla, donde los  partidos políticos que deberían ser  herramientas de la democracia,  en la práctica se comportan como fraternidad o sociedad secreta de rígida disciplina: hacen culto al caciquismo, acomodan y negocian el continuismo de los liderazgos pocos transparentes, prevalecen las prebendas y rinden pleitesía a los poderes fácticos que con agenda en mano pretenden cambiar las exigencias de la mayoría de los Nicaragüenses expresadas en abril 2018.

La Coalición Nacional, así como la Alianza Ciudadana han mantenido reuniones donde buscan acuerdos políticos que den confianza al electorado nicaragüense.

En horas de la mañana de este lunes 10 de mayo, Saturnino Cerrato, de la Coalición Nacional dijo que la única regla que están proponiendo “es que no sea una conversación entre los dos partidos políticos, sino que sea entre los dos bloques: Alianza Ciudadana y Coalición Nacional, pero CxL se niega”.

Una actitud que es rechazada por la población, y que también causa sospechas de los tropiezos para la unidad.

En junio del 2016 se fundó Ciudadanos por la Libertad (CxL), un partido que nació tras el retiro de la política partidaria de Eduardo Montealegre, quien fuera candidato a la presidencia en el 2006, candidato a alcalde de Managua en el 2008 y fue funcionario público en varios gobiernos y acusado por corrupción.

El pasado 7 de mayo el Consejo Supremo Electoral - controlado por el orteguismo en su totalidad-, notificó a los partidos políticos que el plazo para la inscripción de Alianzas Electorales para participar en las elecciones presidenciales del 7 de noviembre expira este 12 de mayo.  

La unidad entre la Alianza Ciudadana y la Coalición Nacional representa la posibilidad que la oposición se enfrente unida contra el régimen de Daniel Ortega. 

Luis Fley, precandidato presidencial de Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), agrupada en la Coalición Nacional, detalló que la propuesta de ese bloque opositor es: participar en las elecciones en la casilla de CxL; nombrar un garante de estos acuerdos —proponen a Abelardo Mata, el obispo de Estelí—; cada bloque tendrá un 50% de los candidatos a diputados; y que la constitución de la alianza electoral sea acordada solamente entre el Partido de Restauración Democrática (PRD) y CxL, dado que son los dos partidos políticos con representación legal.

La propuesta de la Coalición establece también que se debe desarrollar un nuevo mecanismo de selección de candidato a la presidencia, lo que implicaría un nuevo proceso para todos los aspirantes, tanto de esta plataforma opositora, como los de la Alianza Ciudadana.

Esta propuesta fue respaldada al atardecer de este lunes en una conferencia de prensa donde se desmintió la información circulada en redes sociales que se decía que la Coalición Nacional estaba desintegrada.

“Somos una Coalición seria y hemos enfrentado en las últimas horas un ataque desmedido de desinformación para tratar de dividirnos. Tomen bien esta foto, aquí está el Movimiento campesino, aquí está la UNAB, aquí está UNITE, ACUN, aquí está el PRD. Aquí están todas las organizaciones de la Coalición Nacional en unidad. Lo que hay es una campaña de desinformación y nuestro planteamiento se limita en esos puntos" dijo Miguel Mora, del Partido Restauración Democrática.

Por su parte Medardo Mairena, integrante del Movimiento Campesino, instó a "deponer intereses y que nos pongamos en los zapatos de nuestros secuestrados políticos (...) sabemos que el régimen no ha prestado las condiciones para ir a este proceso electoral, nosotros hacemos lo humanamente posible para esta unidad respondiendo a lo que Nicaragua demanda" aseguró.

Elvira Cuadra, es socióloga e investigadora dijo en Agenda Propia, que la unidad es un “mito” y que dentro de las organizaciones políticas hay varias “que son democráticas y otras que no son democráticas porque existe un prejuicio de que la gente es manipulable y que no tienen la capacidad de identificar quienes tienen y no voluntad política”.

Cuadra, agregó, que de no darse la unidad, “habría dos bloques políticos y eso es un escenario no tan favorable, pero ahí la ciudadanía va a tener que tomar una decisión de que cual de las dos alianzas representan la potencialidad de la transición democrática”.

La incertidumbre es palpante en las calles del país, mientras las violaciones a derechos humanos se agravan cada día, según el ultimo informe del Monitoreo Azul y Blanco en el mes de abril se documentaron 353 denuncias de hostigamientos, amenazas y detenciones.

La gente tiene el derecho a la palabra, ellas y ellos deben de ejercer su ciudadanía sobre el rumbo del país que quieren.