Policía Nacional impide salir de su casa a la periodista Kalua Salazar de Radio la Costeñisima

A tres años de la rebelión ciudadana de abril 2018, una nueva embestida contra la libertad de prensa se vive en el país, entre el jueves 15 y este lunes 19 de abril. La periodista Kalúa Salazar, jefa de prensa de radio La Costeñísima en Bluefields, denunció la mañana de este lunes ser víctima de agresión física, asedio y violación a su derecho de libertad de movilización por parte de agentes de la Policía Orteguista.  

A las 5:00 a.m. al menos cinco agentes policiales, incluyendo dos de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), llegaron a la casa de la periodista para impedirle la llegada a su trabajo en la radio este 19 de abril, cuando se conmemora el tercer aniversario de la Rebelión de Abril contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. 

Por su parte la organización de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN), lanzó un comunicado de alerta permanente por la libertad de prensa.


“Hacemos un llamado a la comunidad internacional, hacemos un llamado también a los cuerpos diplomáticos, a miembros de la comunidad civil nicaragüense, a miembros de la sociedad civil en general a nivel nacional, a nivel internacional; en Nicaragua se están violentando los derechos a la libertad de prensa”, expuso la organización.

La primera agresión a periodistas en el contexto de la conmemoración de los tres años de la resistencia ciudadana,  tuvo lugar el pasado jueves 15 de abril, contra el periodista Alberto Miranda, de la plataforma Literal Periodismo Ciudadano y, este 16 de abril las víctimas fueron Noel Miranda, de Artículo 66; José Abraham Sánchez junto a su camarógrafo Erasmo Hernández, de Acción 10, Marcos Medina y Héctor Escobar, de Canal 12 así como David Quintana, de Boletín Ecológico.

Oficiales de la policía y civiles que se encargan del espionaje político contra periodistas y otros actores políticos, son los protagonistas de estas agresiones que se han intensificado durante dos días seguidos en contra de los comunicadores independientes.

Wilfredo Miranda, quien estuvo en el exilio tras la confiscación de Confidencial, denunció la noche del pasado viernes 16 de abril el acoso y asedio por parte de policías en la casa de habitación donde viven sus padres. Miranda quien labora para el medio digital Divergentes dijo en su cuenta de Twitter que le “parece un trabajo muy triste”.

Los miembros de PCIN expresaron que el hostigamiento por parte de la policía y paramilitares se ha elevado en el marco de abril, en contra de la sociedad civil y comunicadores, sobre todo al momento de ejercer la cobertura periodística.