Cristhian Alvarenga

En un año crucial que define el futuro del régimen de Daniel Ortega o el retorno de la democracia a Nicaragua a través de comicios electorales, los más de 700 mil nicaragüenses residentes en al menos 10 países del mundo, reclaman el derecho al voto desde el exterior y piden unidad a los grupos de oposición y participación activa de los procesos políticos.

Gonzalo Solís, explicó que la iniciativa es respaldada por varias organizaciones en España, firmada por el equipo del Grupo Promotor de las Reformas Electorales (GPRE) y suscrita por la UNAB y la Coalición Nacional.

Solís, pidió a los diferentes grupos de oposición “que exista una unidad para detener a la dictadura”, agregó además, que como grupo creen “en la Comisión de Buena Voluntad para unir a la Coalición y a la Alianza Ciudadana”.

El GPRE, integrado por expertos de distintas organizaciones opositoras y de sociedad civil, ha trabajado una propuesta de reforma electoral consensuada que pretende se recupere la confianza en el sistema electoral de cara a las elecciones del 7 de noviembre.

La propuesta de la oposición incluye el cambio de todos los magistrados del Consejo Supremo Electoral, que se encuentran con sus cargos vencidos, depuración total del padrón electoral, la no reelección presidencial y la implementación del voto para los nicaragüenses en el extranjero.