Cristhian Alvarenga|@CrisAlvaLopez

El alza en las gasolinas se registra semanalmente desde la segunda quincena de noviembre del año pasado. según un monitoreo de precios del Instituto Nicaragüense de Energía -INE-  

Cristhian Urbina, es taxista en la ciudad universitaria de León, sale a trabajar a las seis de la mañana, dependiendo del movimiento de pasajeros a veces trabaja hasta las 10 de la noche. “La entrega del día es de 1000.00 córdobas y eso no se puede afectar, al igual que el combustible para trabajar”.

Señala que el aumento de la gasolina le ha afectado “porque se esta consumiendo un poco mas de combustible y las personas no te quieren pagar mas porque no están acostumbrados a pagar mas de los 30.00 córdobas que cuesta la carrera” (en león) expresó.

Hasta el 2019, más del 65% del mercado de los combustibles en Nicaragua estaba dominado por dos empresas: Puma Energy y la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo -DNP Petronic-, eran las únicas con facilidades de importación de gasolinas y diésel, además disponían de redes de estaciones de servicio y distribución directa a nivel nacional.

DNP Petronic fue sancionada junto al hijo de la pareja presidencial, Rafael Ortega Murillo. También a la empresa de seguridad El Goliat e Inversiones Zanzíbar. Estados Unidos las acusó de “lavado de dinero y apoyo a la corrupción”.

Mientras los economistas y analistas políticos afirman que hay un monopolio en la importación y distribución de combustible la pregunta sigue siendo ¿Cómo es que el resto de países de la región, que igual no producen petróleo y con condiciones similares a las nuestras, tienen precios 50 centavos de dólar promedio por galón más bajo que el de Nicaragua?

Al subir los combustibles, suben todos los productos de la canasta básica, a las familias les toca ajustarse, “se cubre hasta donde se puede, lo básico y es que se va gastando lo del día a día”.



Agricultores también se ven afectados

A 101 kilómetros de Managua, sobre la Carretera Panamericana se ubica el municipio de Belén en el departamento de Rivas, aunque la agricultura era en años pasados uno de los rubros propios de la economía local esta ha dejado de ser un medio para vivir y la siembra de plátanos, yuca y papaya a agarrado auge al igual que la ganadería, impulsada por los dueños de fincas en la zona.

Pedro Quintanilla, pequeño productor de este municipio dice que la pandemia del coronavirus, los huracanes Eta e Iota y ahora el alza de los combustibles hacen que las familias se reinventen. “Sin acceder a los altos costos de intereses de los bancos y financieras la mayoría presta dinero (a particulares) para sustentar los gastos de los fertilizantes y poder sembrar plátanos, yuca, papayas y granadilla”.

 “Si uno llega a una casa y alguien cultivó frijoles o arroz pues te regalan una librita y así va la gente, igual que con las semillas y el abono y de esa manera la gente va sustentándose las necesidades” expresó el agricultor.

Para sostenerse y poder comprar otros suministros de la canasta básica la mayoría de las familias viaja a Rivas y temen un aumento del pasaje del transporte inter municipal “pues la gente va a comprar las cosas de las casas y de los pequeños negocios y al subir la gasolina sube todo y afecta mucho porque para poder criar un pollo, una gallina tienes que invertir”.

El agricultor resintió que los abonos y los agro insumos han aumentado de precios en las últimas semanas, él ha gastado en este mes de marzo 11,000.00 córdobas solo en agro insumos. Precios que se duplican al llegar a los municipios rurales, mientras tanto Bolsagro,  el portal web de la Unión de Agropecuarios de Nicaragua, refleja hasta el cierre de esta nota que los fertilizantes andan hasta por 1200.00 córdobas, mientras que el quintal de urea ronda los 985.00 córdobas netos, los herbicidas superan los precios de los anteriores ya que sus precios son de 1900.00 córdobas.




En el norte se vive la misma situación

En la comarca de La Lima, en el municipio de Telpaneca, Madriz, vive Carmen, es ama de casa, tiene dos hijos y cuenta sobre los ajustes que le ha tocado hacer en su familia para sobrellevar la realidad económica del país.

“Se compra menos de lo que se compraba o no se compran productos y se complementan con otros de baja calidad, cuando es arroz, frijoles, queso y tortilla son mas o menos 150.00 córdobas al día y si le ponemos carne ya sube como a 250.00 córdobas al día” agregó la campesina.

Carmen explica que cuando los productos llegan al norte del país se elevan por los altos costos del transporte.

Desde que el gobierno de Ortega llegó al poder en el 2007, las promesas quedaron atrás y el modelo estado-partido se instauró, agarró auge y ahora todo funciona bajo el “aval” de los operadores políticos desde el barrio/comarca, municipio, departamento y país.

Nuestra entrevistada explica que para mejorar las condiciones económicas se necesita “un empleo digno y sin distinción política porque todos necesitamos trabajar para darle de comer a nuestros hijos y mantener el hogar”.

Estas son las realidades que viven muchas familias en los diferentes municipios de Nicaragua.

Escucha el Podcast completo