Foto: Presidencia de la República 

En un acto político frente a decenas de jóvenes con camisetas blancas, acuerpado de la sancionada Policía Nacional, el alto mando del Ejército e integrantes del poder legislativo, Daniel Ortega reapareció después de 40 días junto su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo, para conmemorar en Managua el 87 aniversario de la muerte del General Augusto C. Sandino.

Ortega durante su intervención envió este lunes un mensaje directo al Gobierno de Estados Unidos y a la Unión Europea, en el que admitió que las sanciones impuestas contra su régimen le afectan. "No pueden seguir actuando como han actuado en medio de esta pandemia volando patadas y sanciones por todas partes. Son momentos donde tendrán que reflexionar donde las potencias del mundo tienen que buscar puntos de aproximación, encuentro y diálogo", expresó

UNAB: Ortega debilitado




Tamara Dávila, integrante del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco se pronunció sobre las declaraciones de Ortega, dijo que “la pareja de dictadores muestra que están debilitados, que están convencidos de no entregar el poder y que van a seguir reprimiendo”.

La dirigente política hizo un llamado para que la oposición nicaragüense continúe “presionando para que se den condiciones habilitantes y libertades para las elecciones de noviembre”. Agregó que Ortega está “debilitado y obviando las problemáticas del país”.

Dávila expresó además que la pareja presidencial, al aparecer sin mascarilla como medida sanitaria ante la pandemia del coronavirus, es un reflejo de que posiblemente "ellos y su circulo mas cercano ya se vacunaron y muestra el desprecio y la falta de repuesta ante un problema que vivimos en el país".

Ortega omite recomendaciones

En su intervención no hizo referencia a las solicitudes de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), que reprobó el pasado 08 de febrero al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua por la falta de cumplimiento a las recomendaciones emitidas por el organismo en 2019, en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país desde 2018 y que ha dejado cientos de muertes.

En su último boletín referido a la situación de los derechos humanos en Nicaragua - sobre la base de 14 recomendaciones - la agencia indicó que "la oficina ha observado que el Gobierno ha implementado pocas medidas, sin mostrar, lamentablemente, avances notables hasta el momento".

De acuerdo con el informe, el régimen orteguista únicamente ha cumplido, de forma "parcial", con la recomendación de no realizar detenciones arbitrarias y con liberar a las personas "aprehendidas en el contexto de la crisis". No obstante, destacó que estas acciones continúan en Nicaragua.